Estados Unidos: Diáconos desafían tendencia de menos vocaciones

Los diáconos permanentes en los Estados Unidos no se han dejado llevar por la tendencia a la disminución de las vocaciones. Francamente, este grupo único de hombres está muy desfasado con los tiempos, al menos con los tiempos definidos por los que temen a una Iglesia moribunda.

Una visita al Centro de Investigación Aplicada al Apostolado, donde se pueden encontrar todas las estadísticas de vocaciones sobre la Iglesia que existen, revela algunas líneas de tendencia bastante deprimentes. Estas son algunas cifras de 1975 frente a las de 2020:

Total de Sacerdotes: 1975: 58.909; 2020: 35,513.

Religiosas: 1975: 135,225; 2020: 41,357.

Religiosos: 1975: 8,625; 2020: 3,801.

Asociación Nacional de Directores de Diaconado

Viendo las estadísticas es posible encontrar en el mismo período una reducción significativa en el número de parroquias, escuelas católicas en todos los niveles y estudiantes inscritos en la educación religiosa.

Sin embargo, hay dos áreas vitales en las que las cifras van en dirección contraria. El primero es el número total de personas que se declaran católicas, que pasará de 47,9 millones a 67,7 millones en 2020. (Estas son las cifras de los católicos vinculados a una parroquia; las cifras son ligeramente más altas para los católicos autoidentificados). Es evidente que la inmigración, sobre todo la procedente de América Latina, ha sido un factor clave en este aumento.

La segunda área que muestra un crecimiento notable es el número de diáconos permanentes. En 1975, Estados Unidos tenía 898 diáconos permanentes. En 2020, el número se había disparado a 18.036. Esto significa que estos hombres, ordenados para servir a la Iglesia en diversas funciones, pueden asumir gran parte del trabajo que, de otro modo, recaería sobre una población menor de sacerdotes.

Entonces, ¿qué es un diácono y qué hace? (Sí, un diácono debe ser un hombre; sí, a diferencia de los sacerdotes, un diácono puede estar casado. Los hay de todas las formas y tamaños y de una amplia gama de edades y orígenes étnicos).

Podemos empezar con una sencilla explicación proporcionada por la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB):

En la Iglesia Católica, el diaconado es el primero de los tres rangos del ministerio ordenado. Los diáconos que se preparan para el sacerdocio son diáconos de transición. Los que no planean ser ordenados sacerdotes son diáconos permanentes.

El Secretariado del Clero, la Vida Consagrada y las Vocaciones de la USCCB apoya las actividades de los obispos en la promoción de las necesidades y preocupaciones de los que ejercen el ministerio diaconal. También ayuda a coordinar el desarrollo de programas de formación diaconal a nivel diocesano y nacional. El Secretariado también proporciona servicios y apoyo de enlace a las organizaciones nacionales y a los directores de las oficinas diocesanas de diaconado.

Asociación Nacional de Directores de Diaconado

Un lugar útil para descubrir más sobre los diáconos es el sitio web de la Asociación Nacional de Directores de Diaconado (NADD). Esta organización tiene innumerables programas y materiales para ayudar a los hombres a determinar si tienen una vocación al diaconado, así como formación continua y apoyo para los diáconos y sus familias. Como es de esperar, esta organización tiene una visión seria del papel de un diácono:

Los diáconos son ministros ordenados para servir al Pueblo de Dios mediante la Palabra, la Liturgia y la Caridad en nombre del Obispo. El título de diácono viene de la palabra griega para servicio: diaconia. A través de la recepción del sacramento del Orden por un Obispo, los diáconos se configuran con Jesús el Siervo que “no vino a ser servido sino a servir” (Marcos 10:45). La ordenación diaconal “va más allá de una simple elección, designación, delegación o institución por parte de la comunidad, pues confiere un don del Espíritu Santo que permite el ejercicio de un ‘poder sagrado’. La imposición de manos del obispo, con la oración consagratoria, constituye el signo visible de esta ordenación” (Catecismo de la Iglesia Católica – CIC 1538).

El diaconado es el primer rango de las órdenes sagradas en la Iglesia Católica. Los diáconos son los “ojos y oídos” del obispo, prestando servicio en su nombre dentro de la comunidad y en la parroquia donde el diácono está asignado. El ministerio diaconal complementa los ministerios de los sacerdotes y obispos para el bien del Pueblo de Dios. Los diáconos permanentes son ordenados para un ministerio de servicio de por vida.

Según la NADD, los diáconos ejercen su ministerio en tres áreas principales:

La Palabra: El ministerio de la Palabra incluye la proclamación, la predicación y la enseñanza de las verdades de la Sagrada Escritura y de la fe católica. Estas funciones pueden realizarse en el contexto de la Iglesia, en los círculos sociales, entre los compañeros de trabajo y dentro de las familias. Los diáconos suelen preparar a las parejas para el matrimonio, a los padres para el bautismo y a las personas para la recepción en la Iglesia católica.

Liturgia: El ministerio del diácono está profundamente ligado a la Eucaristía en la Misa. El diácono lleva al altar las necesidades de la comunidad cristiana y luego anima a los fieles a vivir sus responsabilidades bautismales en el servicio a los demás. En la Eucaristía, los diáconos dirigen a la comunidad en el Acto Penitencial (Señor, ten piedad), proclaman el Evangelio, predican, dirigen la Oración de los Fieles (Oración Universal), aceptan y preparan los dones del pan y del vino en el altar, invitan a la comunidad a expresar el Signo de la Paz, ayudan en la distribución de la Sagrada Comunión y despiden a la comunidad al final de la Misa. Los diáconos son ministros ordinarios del Bautismo, del Matrimonio y de los funerales.

Caridad: Como ministros de la caridad, los diáconos viven la misión de la Iglesia de proclamar la misericordia, el amor y la justicia de Dios, inspirando a otros a hacer lo mismo. La caridad diaconal implica tender la mano a los pobres y a los sin techo, atender a los hospitalizados y a los encarcelados, hablar en nombre de los marginados o de aquellos cuya voz no se reconoce, y defender la dignidad de todas las personas. La caridad diaconal se extiende a la enseñanza de la fe, la organización de retiros, la asistencia a organizaciones benéficas y la gestión de oficinas diocesanas o parroquias cuando el obispo lo designa. Dada la amplia experiencia y formación que los diáconos aportan a su ministerio, la variedad de la caridad realizada por los diáconos es ilimitada.

Por supuesto, el Catecismo de la Iglesia Católica es la fuente autorizada sobre el papel del diácono, subrayando que un diácono es ordenado «para servir»::

1569 “En el grado inferior de la jerarquía están los diáconos, a los que se les imponen las manos ‘para realizar un servicio y no para ejercer el sacerdocio’”. En la ordenación al diaconado, sólo el obispo impone las manos, significando así que el diácono está especialmente vinculado al obispo en las tareas de su “diaconía”.

1570 Los diáconos participan de una manera especial en la misión y la gracia de Cristo. El sacramento del Orden los marco con un sello (“carácter”) que nadie puede hacer desaparecer y que los configura con Cristo que se hizo “diácono”, es decir, el servidor de todos (cf Mc 10,45; Lc 22,27; San Policarpo de Esmirna, Epistula ad Philippenses 5, 25,2). Corresponde a los diáconos, entre otras cosas, asistir al obispo y a los presbíteros en la celebración de los divinos misterios sobre todo de la Eucaristía y en la distribución de la misma, asistir a la celebración del matrimonio y bendecirlo, proclamar el Evangelio y predicar, presidir las exequias y entregarse a los diversos servicios de la caridad.

1571 Desde el Concilio Vaticano II, la Iglesia latina ha restablecido el diaconado ¡”como un grado propio y permanente dentro de la jerarquía”, mientras que las Iglesias de Oriente lo habían mantenido siempre. Este diaconado permanente, que puede ser conferido a hombres casados, constituye un enriquecimiento importante para la misión de la Iglesia. En efecto, es apropiado y útil que hombres que realizan en la Iglesia un ministerio verdaderamente diaconal, ya en la vida litúrgica y pastoral, ya en las obras sociales y caritativas, “sean fortalecidos por la imposición de las manos transmitida ya desde los Apóstoles y se unan más estrechamente al servicio del altar, para que cumplan con mayor eficacia su ministerio por la gracia sacramental del diaconado”.

Candidatos a diácono postrados ante el altar de la Catedral de Nuestra Señora de los Ángeles en Los Ángeles durante una liturgia de ordenación diaconal en 2004. Foto de Rick Flynn, propiedad de Eric Stoltz

Fuente: https://www.exaudi.org/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.