¿Cómo conciliar la vida familiar y el diaconado?

Padre de cuatro hijos, controlador del proceso de producción en una empresa de servicios electrónicos y diácono permanente en la diócesis de Arras (Pas-de-Calais), Olivier Félix, de 50 años y padre de cuatro hijos, da testimonio de cómo es capaz de encontrar el justo equilibrio entre su ministerio y su vida familiar.

¿Cómo reaccionaron sus hijos cuando anunció su vocación?

Mi mujer y yo, a quienes conocí a través del movimiento scout, llevamos 20 años casados y tenemos cuatro hijos. Cuando mi párroco me ofreció acceder al diaconado, mi primer pensamiento fue: «¿Por qué no?». Antes de aquello tenía una idea preconcebida de la función del diácono, al que consideraba un poco como un «súper-monaguillo». A mi mujer le preocupaba que este nuevo compromiso me quitara demasiado tiempo, y empezamos la formación con algunas dudas. Me llevó algún tiempo de discernimiento comprender que el diaconado implica una verdadera dimensión de servicio.

Fui ordenado diácono en 2015, tras cinco años de formación. Nuestro hijo menor acababa de nacer y nuestra hija mayor ocho. La «pusimos en la foto» de inmediato. Ella era entonces la única de nuestros hijos que lo sabía, y eso la hizo crecer en el «secreto de los padres». Los demás, demasiado jóvenes, no hicieron tantas preguntas. Finalmente se lo comunicamos un año o dos antes de mi llamada decisiva. La primera pregunta de uno de mis hijos, muy emocionado, fue: «¿Te vas a trasladar a la parroquia, con el párroco?». Inmediatamente le tranquilicé, respondiendo que mi lugar seguía estando aquí, en nuestra familia.

¿Cómo intenta mantener el equilibrio familiar con este exigente ministerio en su día a día?

Mi mujer me llama la atención cuando considera que el diaconado me exige demasiado. La familia siempre será mi prioridad. Pero no es fácil. Incluso cuando los feligreses tienen «quejas oficiales», es decir, cuando no entienden cuando no puedo estar disponible, siento, extraoficialmente, incomprensión. Pero cuando celebramos el cumpleaños de un niño o cuando ocurre algo importante en nuestra casa tengo que estar ahí.

¿Cómo ha evolucionado la Iglesia en los últimos años en cuanto al acompañamiento de las familias de los diáconos?

Durante nuestra formación para el diaconado, se nos recordó la importancia de vivir los sacramentos en el orden en que los recibimos: el bautismo, la eucaristía, la confirmación, el matrimonio y luego la ordenación. Mi matrimonio y mi vida familiar están siempre por encima de mi ministerio. En cuanto al acompañamiento de las familias, el diaconado permanente es un ministerio relativamente reciente, reabierto a raíz del Concilio Vaticano II: precisamente por ello aún no tenemos mucha experiencia al respecto.

Hasta ahora, en la diócesis de Arras se ha organizado una jornada de fraternidad diaconal que nos reúne a todos. A un nivel más local, también formamos pequeñas fraternidades, en las que podemos reunirnos y discutir sobre cualquier cosa. No me siento aislado en absoluto; sé que, si siento la necesidad, puedo hablar muy libremente de mis dificultades con los otros diáconos, mi párroco o mi obispo. Y esto se hace con total confianza y confidencialidad.

Malo Tresca

Fuente: https://es.la-croix.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.