Dos poesías del díácono Miguel Ángel Herrera Parra en el comienzo de este Adviento

Vengan y lo verán

Te alabamos oh Señor,
pues nos animas y amas,
nos has mostrado el dolor,
del que nos salvas, y llamas.

Te hemos visto y oído, ya sabemos dónde vives,
porque así, tú lo has querido, en los pobres, siempre, vives.

Nos acoges, y así acogemos,
nos bendices, y bendecimos,
nos levantas, y levantamos,
nos liberas, y liberamos.

Tú nos amas, y así, amamos,
nos perdonas, y perdonamos,
nos ayudas, y así, ayudamos,
nos integras, y así, integramos.

Nos proteges, y protegemos,
nos auxilias, y así, auxiliamos,
nos enseñas, y así, enseñamos,
Tú nos sanas, y en Ti, sanamos.

 

¡Señor, tú nos conoces!

No podemos ocultarnos,
del Amor de los amores,
ni podemos escaparnos,
del Señor de los perdones.

Nos amas y nos conoces, porque somos hijos tuyos,
nos llamas y nos seduces, somos discípulos tuyos.

Bendice nuestros caminos,
allana nuestros senderos,
condúcenos a tu abrazo,
tus besos son verdaderos.

Sabes que somos rebeldes,
que queremos libertad,
nos perdemos en dos frentes,
hasta hallar tu Caridad.

Tú conoces nuestras vidas, en todo su desarrollo,
y has sanado las heridas, y nos libras del demonio.

Somos tu huella en el mundo,
si andamos en la humildad,
somos tu acción en el mundo,
somos solidaridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.