Nuevo libro en italiano: "Llamados por Dios. Pastoral vocaional y diaconado permanente en el siglo XXI"

 

 

En el momento de su elección como obispo de Saluzzo, en Italia, Cristiano Bodo era el obispo mas joven de Italia. Fue ordenado obispo el 25 de marzo de 2017 y tomó posesión de la diócesis el 2 de abril de 2017. Hoy, con cincuenta años, tienen un doctorado en teología por la Facultad de Teología de PAdua, con una tesis sobre el diaconado permanente.

En este libro presenta de forma sintética, sobre su conocimiento sobre este tema, desde su perspectiva pastoral.

Tras una análisis del tema de las vocaciones ( y de la crisis de las misma), Bodo presenta una relectura temático – critica de los principales documentos magisteriales sobre el diaconado permanente. Estudia la motivación conciliar para su restauración, analiza la eclesiología que emerge en referencia a la figura del diácono permanente y su relación con los ministerios: laicos, presbíteros y obispos.

EL autor afronta la cuestión  teológica de la figura del diácono permanente: un servicio eclesial, su configuración con Cristo – Siervo, la teología simbólico – sacramental, la figura del diácono ordenado “non ad sacerdotium sed ad ministerium”), la relación con la  vida matrimonial.

Además analiza la nueva perspectiva pastoral del diaconado permanente. La acción de los diáconos permanentes debe encontrar su propio espacio que se inserta armónicamente en la experiencia eclesial sin  los espacios de los demás. La promoción comunitaria del pueblo de Dios y una evangelización más amplia a través de una presencia pastoral capilar considerarán al diácono permanente como el protagonista. El autor enfatiza la dimensión comunitaria y misionera de la Iglesia y de la pastoral.


Los diáconos permanentes anuncian con autoridad la palabra de Dios, son ministros cualificados para la preparación catequética y pastoral de los candidatos a los sacramentos, padres y padrinos para el bautismo y la confirmación. Presiden la celebración de la palabra de Dios, dirigen las Asambleas Dominicales en Ausencia de Presbítero. Son ministros ordinarios del bautismo y la comunión y pueden llevar la Eucaristía a aquellos que están impedidos (enfermos). Él es el primer colaborador del párroco. El directorio para la vida y el ministerio de diáconos permanentes de 1998 establece el campo parroquial y diocesano para el trabajo del diácono permanente.
«La autoridad de referencia consiste en el obispo, que puede asignar el diácono a una sola parroquia, colaborando con el cuidado pastoral parroquial, o más parroquias, recta, solidariamente, por uno o más sacerdotes, con la tarea de compañero de trabajo acción pastoral … los diáconos permanentes asumen, en el campo parroquial, deberes eclesiales y deberes ministeriales que también son ejercidos por otras personas bautizadas, actuando como mediadores entre el ministro ordenado y el ministro laico. En una perspectiva simbólica-sacramental de su ministerio, significa que la apostolicidad de la fe se puede vivir como un servicio. Como miembros del Orden, que ejercen un ministerio del diaconado implicación de todos: en este sentido, diáconos permanentes están convocados indisolublemente a combinar diferentes servicios.


El autor usa un lenguaje técnico que es altamente percibido y legible para aquellos con una cierta cultura teológica.

Ficha técnica:

Cristiano Bodo,

Chiamati da Dio. Pastorale vocazionale e diaconato permanente nel XXI secolo.

Prefazione di Marco Arnolfo,

Città Nuova,

Roma 2018,

pp. 152,

euro 16,00.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.