Se abre en Roma la causa de beatificación del diácono permanente Giampaolo Mollo

Un marido como muchos otros, diácono permanente y padre de familia  Giampaolo Mollo.   Sin embargo, en este Siervo de Dios hay algo especial y el 5 de noviembre de la Diócesis de Roma  se comienza la fase de la investigación diocesana sobre la vida, virtudes heroicas y la reputación de santidad.

A las 12 en la Sala de Conciliación habilitada para el Tribunal en el Palacio Apostólico de Letrán, monseñor Gianpiero Palmieri, vicegerente, nombrado obispo de la diócesis de Ascoli Piceno, delegado por el vicario cardenal Angelo De Donatis abrirá el rito. 

Giampaolo Mollo nació en Roma el 5 de noviembre de 1941 . De niño, pasando las vacaciones en Formia con su familia, conoce a Anna Liberace, quien se convertirá en su esposa después de cinco años de compromiso. Su vida transcurre sin problemas: Mollo trabaja en un banco, está involucrado en el sindicato, tienen dos hijos. En 1976, en la parroquia de la Asunción de la Santísima Virgen María, en Quadraro, Mollo entró en contacto con la comunidad carismática aquí presente, que es la Comunidad de María, y comenzó a frecuentarla.

En este nuevo contexto, en la década de 1980, maduró en él su vocación al diaconado. A los 45 años, el 22 de noviembre de 1986, fue ordenado diácono permanente de la diócesis de Roma, en San Giovanni in Laterano . En 1987, junto con su esposa y otros dos matrimonios – Alfredo y Jaqueline Ancillotti, Paolo y Carmen Serafini – y con la bendición del entonces Cardenal Vicario de Roma Ugo Poletti, fundó la “Comunidad de Jesús Resucitado”. En 1991 sufrió una grave enfermedad: el mieloma múltiple, a la que se enfrentó con valentía y fe. Murió el 1 de septiembre de 1998. El funeral se celebró dos días después, en una abarrotada basílica de San Giovanni Bosco, celebrado por Monseñor Cesare Nosiglia, actual arzobispo de Turín.

“Además de ser padre espiritual de su comunidad y padre de familia, se puso al servicio de toda la diócesis con la elección del diaconado – subraya el postulador de la causa Paolo Vilotta -. Mollo también se distinguió en los últimos ocho años de su vida, durante los cuales sufrió una enfermedad muy grave. Aunque casi inmovilizado, siguió manifestando siempre su fe, estando presente. Fue incansable; fue él quien consoló a los demás durante su enfermedad ”.

El Tribunal Diocesano de Roma estará representado por Don Emanuele Albanese, delegado episcopal; Don Giorgio Ciucci, promotor de justicia; Marcello Terramani, notario, actuario; Francesco Allegrini, notario adjunto. La ceremonia se transmitirá en la página de Facebook de la diócesis de Roma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.