San José, antes esta pandemia, ruega por nosotros

Protege, Santo Custodio, este país nuestro.

Ilumina a los responsables del bien común, para que ellos sepan – como tú – cuidar a las personas a quienes se les confía su responsabilidad.

Da la inteligencia de la ciencia a quienes buscan los medios adecuados para la salud y el bienestar físico de los hermanos.

Apoya a quienes se sacrifican por los necesitados: los voluntarios, enfermeros, médicos, que están a la vanguardia del tratamiento de los enfermos, incluso a costa de su propia seguridad.

Bendice, San José, la Iglesia: a partir de sus ministros, conviértela en un signo e instrumento de tu luz y tu bondad.

Acompaña, San José, a las familias: con tu silencio de oración, construye armonía entre padres e hijos, especialmente en los más pequeños.

Preserva a los ancianos de la soledad: asegura que ninguno sea dejado en la desesperación por el abandono y el desánimo.

Consuela a los más frágiles, alienta a los que flaquean, intercede por los pobres.

Con la Virgen Madre, suplica al Señor que libere al mundo de cualquier forma de pandemia.

Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.