Diócesis de Tacuarembó, Uruguay: Mons. Wolcan ordenó diácono permanente en Paso de los Toros

Mons. Wolcan ordenó diácono permanente en Paso de los Toros

 

El Obispo de Tacuarembó, Mons. Pedro Wolcan, ordenó diácono permanente a Alberto Vila, el domingo 21 de noviembre, Solemnidad de Cristo Rey.

La ordenación tuvo lugar en la Parroquia Santa Isabel de Portugal de Paso de los Toros y concelebraron sacerdotes del clero diocesano y del clero religioso (un jesuita, dos salesianos y un betherramita).

“Agradecemos al Señor por el SÍ de Alberto al llamado del Señor a la vocación de servicio en la Iglesia”, expresó el obispo al inicio de su homilía.

En su prédica, el obispo diocesano le recordó reiteradamente al flamante diácono permanente que no está solo. “Están todos Uds. testigos de su andar tras los pasos del Señor y siendo presencia que trasparenta el diálogo y la búsqueda constante de fidelidad al Reino de Verdad al que pertenece y del cual da testimonio”, expresó Mons. Wolcan a la comunidad.

El pastor subrayó el “testimonio no sólo en el ámbito eclesial sino en los ambientes en que como ciudadano y trabajador debe andar” el diácono. “La vida de la persona es única e integrada, no disociada, la vida del cristiano para ser expresión del Reino de Verdad al que pertenece debe ser verdad en todas partes, en todos los movimientos que realiza como persona creyente, buscador de fidelidad permanente”, puntualizó.

Mons. Wolcan resaltó, asimismo, el testimonio del diácono en el seno familiar y en su círculo de amistades. “Ante ellos que te conocen y ven en el compartir sencillo y silencioso de una vida familiar y doméstica armonizada por la participación propia de cada uno y de todos los que la componen con la centralidad de Jesucristo que es el fundante y educador permanente de toda familia, donde esta encuentra la roca firme para su conformación estable y duradera. Esta familia tuya, que te acompaña hoy aquí, consolida con su presencia tu servicio diaconal. Familia que es indispensable y lugar primero de servicio, de escucha y de coordinación de toda Misión”.

“Alberto no estás solo aquí”, le recordó el obispo una vez más al flamante diácono permanente, y mencionó la presencia de “sus patrones”, con “quienes tienes que andar, responder y plantear iniciativas laborales que tienen que ir de la mano de la justicia y equidad, de los valores del evangelio que también tocan la vida laboral y de relación entre las partes, y es fuente del bien pensar y obrar”.

El obispo de Tacuarembó repasó los servicios que supone el ministerio del diaconado permanente: “El anuncio de la Palabra, la presidencia de los Sacramentos de Bautismo y Matrimonio, como la realización de las exequias rezando por el que parte y acompañando el dolor de quienes sienten su partida, será siempre vida realizada en la vocación recibida, donde se plenifica nuestra vida”.

“La disponibilidad, la cercanía, el cuidado de aquellos que se te confían, junto a la comunidad religiosa responsable de esta Parroquia, serán los destinatarios de tu entrega y dedicación en el ejercicio del Ministerio”, explicó el pastor.

Por otra parte, Mons. Wolcan les recordó a los presentes que deben cuidar del nuevo diácono: “Por cierto, que no puede faltar la reciprocidad desde la Comunidad Parroquial y el Pueblo de Paso de los Toros para contigo, teniendo presente que no sólo eres el diácono de la Parroquia, eres hijo, esposo, padre, trabajador y perteneces a grupos de amistades, también de aquellos a quienes sirves ministerialmente debes recibir el cuidado para con tu persona, tienen que cuidarte”.

El nuevo diácono permanente eligió como lema que lo acompañará en este nuevo servicio a la Iglesia “Por ustedes me consagro” Jn 17, 19.

Fuente: Boletín Digital “Manantial” del Decos de la Diócesis de Tacuarembó

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.