Diáconos permanentes en Panamá

Una de las cosas que es muy evidente en la iglesia panameña es la presencia muy activa de un gran número de diáconos permanentes. El arzobispo McGrath, un obispo norteamericano de ascendencia irlandesa que fue obispo de la ciudad de Panamá en la época del Concilio Vaticano II, regresó del Concilio como entusiasta ejecutor de muchas de las decisiones del mismo. Una de las primeras cosas que hizo fue establecer el diaconado permanente en su diócesis: lo que comenzó como algo pequeño e incierto se ha convertido en un elemento principal de la iglesia local panameña.

La mayoría de las parroquias tienen un diácono permanente. Estos son hombres, normalmente casados, que se presentan para la formación y ordenación al diaconado, son aceptados en un programa de formación por la diócesis y proceden a ser ordenados como diáconos para servir en las diversas parroquias de la diócesis. Todos estos son hombres que ya tienen un trabajo de tiempo completo; su servicio como diáconos es algo adicional que asumen para servir a su comunidad. Muchos de ellos son maestros o profesionales, pero el diaconado no está restringido a tales personas. También hay muchos que son mecánicos, fontaneros, electricistas, granjeros, conductores de autobuses y, como se puede reunir, de todo tipo de orígenes sociales. grupos y situaciones educativas.

El domingo pasado estuve en una parroquia asistiendo a dos misas.  En una de las misas hubo dos diáconos y, tengo que decirlo, fue excesivo… Sin embargo, en muchos casos los diáconos son muy efectivos y dirigen a sus comunidades en servicios tales como bodas, funerales, bautizos, servicios dominicales y de lunes a viernes, catequesis, administración y, por supuesto, visitar a los enfermos y enterrar a los muertos.

He escuchado algunas críticas de algunos de los sacerdotes con respecto a algunos de los diáconos, pero, por lo que puedo ver, hay la misma variedad de disposición para el trabajo y la capacidad entre los diáconos que se encuentran entre los sacerdotes. Aunque una cosa parece segura: para que el diaconado permanente funcione correctamente, los diáconos necesitan espacio para desarrollar su ministerio. Si los diáconos solo trabajan donde ya hay un sacerdote muy activo, el diácono tendrá dificultades para encontrar un espacio para ser algo más que un ayudante: si el diácono se encuentra en una situación donde a menudo no hay sacerdote disponible, él tiene mucho mejor posibilidad de desarrollar un ministerio que sea más significativo no solo para él, sino también para su comunidad.

Las diócesis en Irlanda están comenzando a explorar el diaconado permanente como una de las formas de abordar la disminución en el número de sacerdotes disponibles para el ministerio, podrían hacerlo mirando la experiencia de la iglesia panameña. Me pregunto, sin embargo, si estarían dispuestos a aceptar que la iglesia panameña tiene mucho que enseñar; soy de la opinión de que sí.

Autor: Noel Hession

Traducción libre de: http://noelinpanama.blogspot.com.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.