Dales, Señor el descanso eterno, y brille para ellos la luz perpetua.

Dales, Señor el descanso eterno, y brille para ellos la luz perpetua.

Diác. Gonzalo Eguía
Coordinador de Servir en las periferias
Bilbao, España, 1 de agosto de 2021

Tras más de dieciséis meses de pandemia, el virus sigue ganando terreno en el mundo. En los países más desarrollados, ni siquiera la vacunación masiva de sus habitantes está garantizando aún la contención de la infección. Qué decir de los países mas empobrecidos, donde la vacunación no alcanza ni el 1% de su población. Ha llegado el momento de la responsabilidad colectiva para la derrota del virus, y también el momento de la solidaridad universal, mientras haya casos de contagiados en cualquier lugar del mundo la pandemia tendrá un tétrico futuro. Vivir el compromiso transformador el Evangelio supone reclamar bien alto que haya “vacunas para todos, en todos los países del mundo”.

En los diferentes países comienzan a realizarse los homenajes por las personas fallecidas que se cuentan por millones.
Desde Servir en las periferias deseamos unirnos a esa reclamación y a ese homenaje. Nos adherimos a las palabras del Papa Francisco cuando reclama “Necesitamos un espíritu de justicia que nos movilice para garantizar un verdadero acceso universal a la vacuna, y una suspensión temporal de los derechos de propiedad intelectual».

Estos días he revisado la web de la Comisión Nacional de los diáconos de Brasil (CND) desde esta perspectiva, es una oportunidad única pues recoge la realidad diaconal de todo aquel país. Lo primero que he podido comprobar es el aumento de reseñas necrológicas de los últimos meses. La web del CND publicó que la pandemia había terminado con la vida de 24 diáconos en el año 2020, aunque si revisamos las noticias de todo el año, se pueden leer 54 necrológicas. Si repasamos las correspondientes a estos siete meses del año 2021, el número asciende a 66. Del mismo, se recoge la reseña de la muerte de 11 esposas de diáconos.

Un lectura detenida y orante de cada una de estas necrológicas nos habla de hermanos de todas las edades, dedicados a tareas y servicios diversos.

Si estos datos se refieren a un solo país, ¿qué estará pensando en todo Iberoamérica, en todo el mundo?, ¿Cuántos hermanos habrán fallecido en medio de la entrega generosa y servicial de sus vidas?

No se trata de destacar a nadie sobre nadie, toda vida es única, pero este sencillo ejercicio pone rostro a las vidas de diáconos, esposas, candidatos, que están falleciendo en este momento duro de pandemia.

Ha llegado el momento, desde Servir en las periferias, de recordar las vidas de estas hermanas y hermanos, y de todas las víctimas de esta cruel pandemia mundial, momento de hacer homenaje de sus vidas y de presentarlas a Dios, en la esperanza de la participación de la resurrección de Jesucristo.

Dales, Señor el descanso eterno, y brille para ellos la luz perpetua.

El Informativo recoge las palabras del cardenal Hummes, presidente del CEAMA, haciendo memoria de las del Papa Francisco, a favor de la promoción del diaconado permanente.

Desde Brasil hemos conocido como la Comisión Nacional de los diáconos de Brasil ha tenido un debate sobre el transcurrir de las personas con vocación hacia el diaconado permanente en aquel país. También, que en la archidiócesis de Londrina se ha publicado un nuevo Estatuto de los diáconos permanentes. Por último, el diácono de Río de Janeiro -Brasil-, Luciano Rocha Pinto, ha impartido un curso online en varios capítulos sobre “Historia del Ministerio diaconal”, cuyos vídeos pueden consultarse en el Informativo.

En Chile se ha celebrado el primer Encuentro con equipos diocesanos del Diaconado Permanente de las diócesis del país, organizado por la Comisión Nacional del Diaconado Permanente. con el objetivo de dialogar sobre cómo están los cuerpos diaconales en cada jurisdicción y cómo han vivido el ejercicio del ministerio en estos tiempos de cuarentena, para compartir y presentar el trabajo de los próximos años.

En Ecuador, haciendo efectiva las orientaciones del Motu Proprio “Spiritus Domini”, han tenido lugar las primeras celebraciones de ministerios instituidos de lectorado y acolitado de dos mujeres de la etnia quichua, habitantes de las comunidades de Boveras y Pukayacu, en Puyo, en el corazón de la selva ecuatoriana.

La Conferencia Episcopal Española ha publicado las «Orientaciones pastorales y líneas de acción para el próximo cuatrienio 2021-2025», entre las acciones que se señalan, se desea «Consolidar y difundir la vocación del diaconado permanente en las diócesis. Colaborar a su puesta en marcha».
Como viene siendo habitual, el Informativo recoge varias noticias de instituciones de ministerios laicales y ordenaciones diaconales en varios países iberoamericanos.

En esta ocasión destaca el capítulo de testimonios, recogiendo el del diácono responsable de la pastoral de la carretera en Barcelona -España-, el del diácono animador de la pastoral del mar en Barcelona—España-. el del titular de la pastoral carcelaria de Estados Unidos, así como el de un aspirante al diaconado sobre la música como lugar de encuentro con Dios.

El diácono portugués Joaquin Armindo Almeida. colaborador habitual, escribe sobre un tema tan actual como las Olimpiadas, bajo el título “El lema de los Huegos Olímpicos”.

En relación con las esposas de los diáconos, en la archidiócesis de Manaus -Brasil-, se ha llevado a cabo el encuentro anual de las esposas de los diáconos diocesanos con el arzobispo Leonardo Ulrich Steiner, sirviendo este encuentro para fortalecer y reconocer el papel de las esposas en el ministerio diaconal de sus esposos.

No queremos terminar estas líneas sin invitar a quienes leéis este Informativo a un momento de oración personal, momento para presentar al Señor a todas las víctimas de la pandemia, y pedirle que su Espíritu mueva los corazones de los dirigentes de las naciones para conseguir un acceso universal de la vacuna.

En nombre del Equipo Coordinador y de Redacción, un abrazo fraterno.

Gonzalo Eguía

One thought on “Dales, Señor el descanso eterno, y brille para ellos la luz perpetua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.