Arzobispo Grzegorz Ryś (de Łódź, Polonia), en relación el neo cardenal Krajewski, describe a los primeros diáconos como "los primeros cardenales de la Iglesia"

 

El arzobispo Grzegorz Ryś de Łódź (la ciudad natal de Krajewski), comentó hace unos días sobre la nominación de Krajewski como cardenal: «Me recordó a los primeros cardenales en la historia de la Iglesia, siete diáconos que actuaban todos los días al servicio de la misericordia. Su designación es un día de felicidad para nosotros, pero (también)un recordatorio de que poner en práctica la misericordia es nuestro deber «.

El Diácono Joe Dant nos recuerda esta cita y otros datos del recién designado como cardenal   Konrad Krajewski, limosnero papal, cuyo apego y amor por los pobres es notable y conmovedor.


Su entorno se encuentra entre los que no tienen nada: los pobres, los desamparados, los migrantes.


Krajewski, de 54 años, invita a los pobres todos los días a su apartamento en el Vaticano para almorzar. Alrededor de 15 personas necesitadas comen en su comedor, rodeado por los muebles viejos del papa emérito Benedicto XVI. Los almuerzos, para que conste, con quizás una de las mejores pastas de la ciudad, son cocinados por un ex prisionero fuerte y alto, quien me dijo: «Cuando los periodistas escriben sobre la Iglesia, deben escribir sobre lo que este hombre está haciendo. «


Ahora mismo parece un momento oportuno para hacerlo, ya que «este hombre» acaba de ser nombrado cardenal. 


Originario de Łódź, Polonia, Krajewski es uno de los pocos cardenales que camina pnor el Vaticano con una chaqueta deportiva negra. Conocido cariñosamente como «Don Corrado», Krajewski ha sido un conocedor del Vaticano desde el pontificado de Juan Pablo II, en ese momento era responsable de las ceremonias papales.


El Papa Francisco lo nombró Limosnero del  Papa, un servicio que requiere la distribución de fondos de caridad del Vaticano y la puesta en práctica de lo que el Papa llama el «hospital de campaña» de la Iglesia. Se podría decir, después de observarlo, que es un trabajo que le gusta a Krajewski; de hecho, una de las razones por las que Francisco lo eligió puede haber sido escuchar historias sobre el obispo polaco en el Vaticano que reparte cobijas y comida a los pobres en su tiempo libre.

Por esa razón, Krajewski puede ser una de las mejores personificaciones de lo que el Papa siempre dice a los sacerdotes, que deben oler como sus ovejas: «Una vez, visité al Santo Padre justo después de desayunar con las personas sin hogar», dijo Krajewski. «¡Todos los invitados en esas elegantes habitaciones podían oler a la Iglesia!» Una vez, Krajewski renunció a su departamento para una familia de refugiados, mudándose a su oficina por un tiempo. De hecho, le dijo al Papa una vez que podría ir a prisión debido a su trabajo con refugiados, lo cual, dijo, mucho tiempo «no es compatible con la ley».
«¡Te haré una visita!», Dijo Francis.

Traducción libre de: www.patheos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.