El obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramon Canecín, predicó el retiro espiritual de los diáconos permanentes de la diócesis, que se desarrolló los días 19 y 20 de octubre en la Casa de Retiros "San Liborio", de la localidad correntina de Solari.

La "alegría en el anuncio del Evangelio" y "ser animadores de la esperanza", fueron los temas que animaron las jornadas

Esta experiencia comenzó el año pasado, porque "queremos propiciar y acompañar la vida y ministerio de los diáconos permanentes, en su doble sacramentalidad", explicó el prelado, y precisó: "Por medio del ministerio del orden, tienen una espiritualidad, una vocación y misión propia y específica dentro de la Iglesia".

El obispo recalcó que los diáconos permanentes son ordenados para el servicio de "la caridad, la liturgia, y el anuncio de la fe".

Monseñor Canecin compartió con los diáconos una dinámica grupal, el rezo del rosario y la misa de clausura, además de una reflexión sobre el mensaje del papa Francisco para el Jubileo de los Diáconos 2016 y el análisis de las conclusiones del Encuentro Regional de Diáconos que se realizó recientemente en Formosa.

"Tratamos de detectar algunos de los desafíos que tenemos en la vida y en el ministerio, ver cómo podemos aportar a esas realidades", expresó el obispo.

En ese contexto, los diáconos Ruben Mazzetto y Armando Leguizamon fueron elegidos delegados al Consejo Pastoral Diocesano. También fueron electos referentes de la diócesis de Goya en el equipo regional del NEA los diáconos Jorge Ramón Fouine y Miguel Toledo.

Tomado de: aica.org