Una emotiva celebración se vivió la tarde del este miércoles 3 de enero en el Santuario de La Candelaria, con la tradicional bendición de los enfermos. La Oración por el dolor marcó esta nueva jornada.

El testimonio del día lo compartió el diácono permanente Vicente Ramírez, quien lleva 23 años de diaconado, junto a su esposa María, con la que tienen 4 hijos. Dijo que "todo lo que entrego en mi ministerio lo he recibido yo primero: consuelo, misericordia, fortaleza".

En la Eucaristía  los sacerdotes y diáconos se acercaron a la asamblea para dar el sacramento de la unción a las personas reunidas en el patio frente al altar de piedra.

Al final de la celebración también quienes cuidan a los enfermos y realizan el servicio de visitarlos en las casas y centros asistenciales recibieron la bendición y el envío para continuar su labor.

Fuente: Comunicaciones Copiapó