Los diáconos de Barcelona -España-, ponen a punto el curso 2018-2019

Los diáconos de la diócesis barcelonesa se reunieron para celebrar, este mes de octubre, el inicio de curso 2018- 2019. El obispo auxiliar de Barcelona, ​​Mons. Antoni Vadell presidió el primer encuentro acompañándolos durante toda la jornada. Los diáconos, que ejercen permanentemente su ministerio, asistieron muchos de ellos acompañados de sus esposas y profundizaron todos juntos en el Plan Pastoral diocesano: Salgamos!

Celebración inicial

Nada más llegar, todos se dirigieron a la capilla, donde tuvo lugar la celebración de la Eucaristía. Presididos por el obispo Vadell, pidieron al Señor que los acompañe durante este nuevo curso, para superar los nuevos retos de la Iglesia. Oraronn especialmente, por los frutos del Plan Pastoral y el Sínodo de los jóvenes, que actualmente se está celebrando en Roma, y ​​donde participa el arzobispo Card. Juan José Omella, hasta el 28 de octubre.

Por otra parte, no faltó un momento de oración en memoria de los diáconos difuntos y de los enfermos o impedidos ausentes.

Reunión de trabajo

A lo largo de la reunión de trabajo y, tras una breve introducción por parte de Mons. Vadell, reunidos en grupos, se profundizó en las orientaciones del Plan. Trabajaron, todos en común el primer objetivo, “el encuentro y el anuncio de Jesucristo”, momento en que cada uno aportó su punto de vista respecto a la situación actual y lo que se pide. Seguidamente, situados en diferentes grupos se trabajó las otras orientaciones: los pobres, los jóvenes, la fraternidad y el discernimiento.

Este trabajo se fundamentó en la búsqueda de las actitudes necesarias para llevar a cabo los objetivos. También, para constatar las carencias existentes en las comunidades y razonar las propuestas de accion concretas para poner en marcha el Plan. Planes de acción especialmente vinculados al ministerio diaconal.

La puesta en común permitió al obispo Toni, que iba tomando nota de las diferentes intervenciones, captar la disponibilidad de los diáconos barceloneses en los diferentes ámbitos del Plan.

La comida de hermandad, en el comedor del Seminario, fue el punto final de un día de oración y trabajo para salir y anunciar a Jesucristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.