Las hijas e hijos de los diáconos en el itinerario vocacional del padre (II)

Las hijas e hijos de los diáconos en el itinerario vocacional del padre (II)

Diác. Gonzalo Eguía
Coordinador de Servir en las periferias
Bilbao, España, 1 de noviembre de 2020

Continuamos reflexionando sobre el lugar que ocupan los hijos e hijas de los diáconos en el itinerario vocacional de sus estos. El mes pasado recogíamos las referencias a los vástagos de los diáconos en los documentos normativos y formativos de la Iglesia Universal -«Normas básicas de la formación de los diáconos permanentes» y «Directorio para el ministerio y la vida de los diáconos permanentes»-.

En varias directorios y normativas de formación de varias Conferencias Episcopales y de iglesias locales, además de recoger todo lo que ya señalamos (como no puede ser de otra forma), dan un paso más en el papel de los hijos e hijas en el camino diaconal del padre. Nos gustaría referirnos en estas líneas a la aportación que hacen en dos momentos del proceso vocacional del padre: el momento previo y posterior a la ordenación diaconal del padre. Más novedoso el primero y ya conocido el segundo.

En relación con el proceso final formativo del diaconando, previo a la ordenación, por ejemplo, en las «Normas básicas para la formación de los diáconos permanentes en las diócesis españolas» (Madrid, 2013), en la norma número 25, cuando se detalla el proceso de acceso a la ordenación afirma: «Cuando el aspirante al diaconado sea un hombre casado, será necesario el consentimiento de su esposa y un tiempo de cinco años por lo menos de vida conyugal, que asegure la estabilidad de la familia. También será conveniente que sean consultados los hijos si son mayores».

Si es conveniente que los hijos e hijas mayores sean consultados ante la posible ordenación del padre, se está hablando de una responsabilidad significativa de estos en el proceso vocacional del progenitor. Junto a los informes de los responsables formativos del candidato, de la comunidad de procedencia o de aquella en la que desarrolla su apostolado, en el nivel del consentimiento de la esposa para el acceso a la ordenación del esposo, se explicita la consulta a los hijos e hijas mayores.

Esta puntualización nos lleva a preguntarnos: ¿qué pueden aportar los hijos e hijas para que la consulta sea conveniente?

Además del lugar central de la esposa en el recorrido vocacional del esposo, los hijos forman parte fundamental de ese recorrido. Ellas y ellos, si es el caso, han sido testigos cualificados, cada cual, según su edad, del nacimiento de la vocación al diaconado de su padre, desde la experiencia familiar que comenzó en el sacramento del matrimonio que un día sus padres celebraron. Testigos privilegiados del proceso formativo en el que se implicaron como familia.

A nadie se nos oculta la relevancia de esta consulta, me atrevo a decir, ampliando la norma citada, que es relevante indudablemente si se trata de hijas e hijos mayores con capacidad de argumentar y razonar, pero también si se trata de hijas e hijos pequeños que, desde otra perspectiva, pueden aportar la visión del momento familiar en el que su padre, junto a su madre, van a dar ese paso que marcará para siempre el destino familiar.

En relación con el momento inicial del ejercicio diaconal, tras la ordenación, otro artículo que las normativas particulares destacan, en relación con las propuestas por el Directorio vaticano (nn. 41-42), sería este que en las normas españolas afirma: «En cualquier caso, el ministerio diaconal queda siempre vinculado a las necesidades del conjunto de la Iglesia particular, de manera que las responsabilidades pastorales del diácono pueden ser parroquiales, arciprestales o de zona y diocesanas, velando siempre para que —en el diácono casado— no quede descuidada la atención a la familia, que ha de ser el primer ámbito donde deberá realizar la vocación de servicio propia del ministerio diaconal». La familia es el primer ámbito donde expresa el servicio del ministerio diaconal. Es decir, la iglesia doméstica, la familia, es el lugar primigenio del ejercicio ministerial del diácono, y por lo tanto el diálogo, el servicio, la entrega y el amor incondicional hacia los hijos e hijas (junto a su esposa) constituye un lugar insustituible del ministerio diaconal del diácono casado.

Reconocimiento de la opinión de los hijos en el paso hacia la ordenación diaconal del padre, y del lugar central del servicio del diácono hacia su familia, parecen dos aportaciones que a primera vista son lógicas, pero que, al igual que lo dijimos en la Editorial anterior, sería interesante valorar en qué medida están siendo una realidad en la vida del diaconado de nuestras iglesias particulares. A este respecto, intuimos oportunidades y retos, también debilidades y lagunas que, tras esta larga experiencia del diaconado en la Iglesia universal, quizás se estén dando en la Iglesia universal. Ofrecer una sencilla reflexión al respecto será el objetivo de nuestra última Editorial en relación con el papel de los hijos e hijas en la vida diaconal del padre.

El Informativo aporta la encíclica del Papa Francisco «Fratelli tutti» sobre la fraternidad y la amistad social.

Se recogen varias noticias sobre la recién creada Conferencia Eclesial de la Amazonía -CEAMA-, destaca la reseña de la primera Asamblea Plenaria virtual llevada a cabo entre los días 26 y 27 de octubre, entre los temas a tratar se encontraban el del impulso al diaconado permanente en aquella región amazónica.

La Red Iberoamericana de Diáconos Permanentes organiza el Primer encuentro virtual de diáconos de las Américas. El encuentro tendrá lugar el sábado 5 de diciembre de 1 a 5 de la tarde, hora de Bogotá. La información incluye la invitación a participar de Fray José Gabriel Mesa, así como los requisitos a tener encuentra para tomar parte en la sesión formativa, cuya inscripción acaba el día 15 de noviembre próximo.

La Comisión Nacional de los diáconos de Brasil ha recibido el mensaje de su presidente «Consolidando metas», y se han conocido los eventos que llevarán a cabo en el año 2021, tras haber sido aprobados por su Consejo Consultivo.

En México se convoca el XVIII Encuentro de diáconos del país que, en esta ocasión, por la situación sanitaria, será virtual, a lo largo de los días 4, 5 y 6 de noviembre, entre las 20 y las 22 horas. En el link que se adjunta en la información se puede escuchar la invitación a tomar parte en estos encuentros de Monseñor Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, responsable de la Dimensión Episcopal del Diaconado Permanente.

Como ya lo hicieron el año pasado, la Pía Societá San Gaetano y la Famiglia Don Ditorno convocan una nueva Jornada formativa virtual bajo el título de «El diaconado: un ministerio central para la Iglesia de hoy». El encuentro será seguido a través de la plataforma Zoom. Una sesión de media mañana (3 horas máximo), con 4 intervenciones de 25 minutos cada una y un tiempo para preguntas y/o debate sobre el tema de una duración de 20 minutos aproximadamente. La información detalla todos los detalles para tomar parte, la inscripción acaba el día 15 de noviembre.

La Conferencia Episcopal Española ha señalado el mes de diciembre de 2021 para la oración mensual por los diáconos y presbíteros.

En el apartado de publicaciones se hacen varias referencias. El Pliego de la revista Vida Nueva del mes de octubre titulado «Una reflexión sobre el diaconado femenino» de la teóloga Belén Brezmes-. La licenciatura en Teología defendida en la Facultad de Teología de la Pontifica Universidad Javeriana, de Bogotá. del salesiano Vuong Tran Hong Trie, bajo el título «El diaconado en la Iglesia. Una realidad eclesial en la parroquia San Wenceslao», destaca la dimensión de experiencia personal y pastoral -parroquial- de la investigación. La reflexión de los autores Eduard Ludwig y Pablo Blanco, publicada en la revista Salmaticensis bajo el título «El diaconado permanente en el debate actual. Una visión desde la teología y la práctica». Y por último, nos hacemos eco también de una interesante reflexión, ya publicada hace tiempo, en los Cuadernos Bíblicos de la editorial Verbo Divino «Diakonía. El servicio en la Biblia».

Nuestros colaboradores siguen aportando interesantes reflexiones, destacan las de los diáconos Joaquim Armindo y Enzo Petrolino.

En la sección «Conociendo una Escuela diaconal», le toca el turno a la escuela «San Esteban» de la diócesis de Neuquén en Argentina. Y en la «Retazos de historia del diaconado iberoamericano», conocemos la historia del diaconado en la diócesis de Little Rock, en los Estados Unidos de América.

La pandemia de covid 19 no da tregua en el mundo, vemos como lugares donde se había contenido el virus vuelve a florecer con fuerza. La incertidumbre y la esperanza son vivencias que en estos momentos habitan profundamente en nuestras vidas. Al comenzar este nuevo mes de noviembre deseamos acercarnos a los testimonios de nuestros hermanos y hermanas, los santos y santas, los amigos y amigas del Señor, para que el ejemplo de sus vidas nos estimule a combatir esta pandemia. De igual forma, en este mes de recuerdo especial por todas y todos los difuntos, tenemos presentes a quienes han fallecido en este duro tiempo que estamos viviendo, a los diáconos que han dado su vida sirviendo a los demás en este momento crucial, así como a quienes fallecen en tantas pandemias olvidadas de este mundo que podemos y debemos evitar.

En nombre del Equipo Coordinador y de Redacción, un abrazo fraterno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos. Si das tu consentimiento entendemos que estas de acuerdo con nuestra política de protección de datos.

Una idea sobre “Las hijas e hijos de los diáconos en el itinerario vocacional del padre (II)”