San Pápilo de Pérgamo,

#_LOCATIONMAP

Fecha/Hora
Date(s) - 13/04/2017
12:00 am

Categorías No Categorías


San Pápilo de Pérgamo, mártir. 13 de abril.
diacono papiloEn el reinado de Marco Aurelio o en el de Decio (s II), un obispo llamado Carpo, de Furdos de Lidia, y un diácono de Tiateira llamado Papilo, comparecieron ante el gobernador de Pérgamo, en el Asia Menor: Cuando el juez preguntó su nombre a Carpo, éste respondió: “Mi primero y más noble nombre es Cristiano; pero si quieres saber también mi nombre mundano, me llamo Carpo.  “El gobernador le exhortó a ofrecer sacrificios a los dioses, pero el prisionero replicó: “Soy cristiano, yo adoro a Cristo, el Hijo de Dios que vino a salvarnos de las acechanzas del demonio y no sacrificaré a tus ídolos.” Como el gobernador le ordenase obedecer al punto el edicto del emperador, Carpo contestó citando a Jeremías: “Los dioses que no han creado el cielo y la tierra, perecerán” y declaró que los vivos no deben sacrificar a los muertos.  “¿Crees acaso que los dioses están muertos?”, le preguntó  el magistrado.  “Como nunca vivieron, no pueden haber muerto”, replicó el mártir.  El gobernador le cortó la palabra y le condenó a la tortura.

Entonces empezó el interrogatorio de Papilo, quien declaró que era originario de Tiateira. “¿Tienes hijos?” “Sí, muchos”: Uno de los presentes explicó al juez que era una manera de hablar de los cristianos y que significaba que tenía muchos hijos en la fe.  “Tengo hijos en la fe en todas las ciudades y provincias”, corroboró el diácono.  “¿Estás dispuesto a sacrificar , o n o?”, preguntó el juez con impaciencia.  Papilo respondió: “Yo he servido a Dios desde la juventud y nunca he ofrecido sacrificios a los ídolos.  Soy cristiano. Esa es la única respuesta que daré a tus preguntas, porque no puedo decir nada más grande ni más noble que ese nombre”. El juez le condenó también a la tortura. Pero al fin comprendió éste que ningún tormento sería capaz de hacerle cambiar y mandó que pereciesen en la hoguera.  Papilo murió primero.  Cuando los verdugos ataban a  Carpo, su rostro se iluminó con tal expresión de gozo, que uno de los presentes le preguntó si veía algo.  El mártir replicó: “Miraba la gloria de Dios y por eso me sentí transportado de gozo.”  *cuando las llamas empezaron a consumirlo, el santo exclamó: “¡Bendito seas, Señor Jesucristo, Hijo de Dios, porque te has dignado compartir conmigo tus suplicios, aunque soy un pecador!”
Después, el gobernador mandó que trajesen a su presencia a Agatónica, la cual se negó también a ofrecer sacrificios a los dioses.  Los presentes la exhortaron a que abjurase de la fe por amor a sus hijos;  pero ella respondió: “Mis hijos tienen a Dios, y Él mirará por ellos:” El gobernador la amenazó con condenarla a la hoguera, pero Agatónica permaneció inconmovible.  Los soldados la condujeron al sitio de la ejecución; cuando la desnudaron, la multitud se maravilló de su belleza.

El fuego empezó a consumirla y Agatónica exclamó : “¡Ayúdame, Señor Jesús, a sufrir por Ti!”  Murió al repetir esta oración por tercera vez.
*Otra versión atribuye estas palabras a Papilo

Estas actas  sencillas se encuentran enrtre los documentos más importantes de la época de los mártires que han llegado hasta nosotros. Sin embargo, como se ve claramente en los  textos publicados por Pío Franchi de Cavalieri en Studi e Testi, núm 33 (1920), todas las recensiones que existen han sido  retocadas.  Para probar la antigüedad del culto de estos mártires, basta con recordar que los mencionan Eusebio (Historia Eclesiástica, vol. IV, 15) y el Breviario sirio:  en esta última obra se dice que el culto de los mártires es ya una tradición antigua.  No sabemos con certeza si murieron en el reinado de Marco Aurelio o en el de Decio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos. Si das tu consentimiento entendemos que estas de acuerdo con nuestra política de protección de datos.