El diácono permanente   

El diácono permanente   

         El viernes, en la celebración de la Eucaristía, estará con nosotros un diácono permanente. Diácono viene de una palabra griega que significa servicio. Corresponde a los diáconos asistir al obispo y a los sacerdotes en la celebración de la Eucaristía y su distribución, bautizar, asistir a la celebración del matrimonio y bendecirlo, proclamar el Evangelio y predicar, presidir las exequias y entregarse a diversos servicios de la caridad.

         El diácono permanente es ordenado (recibe el sacramento del Orden) para realizar estos servicios litúrgicos, pastorales y caritativos durante toda su vida y puede ser un hombre casado.

         En las celebraciones litúrgicas, como signo externo, el diácono lleva la estola cruzada encima del alba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.