Editorial: Beato Monseñor Romero, ruega por nosotros

Diác. Gonzalo Eguía.

Coordinador de Servir en las periferias

Bilbao, España, 1º de junio de 2015

Cuando viajé a Londres visité la Abadía de Westminster; se trata de la sede de la Comunión Anglicana en el mundo entero. Quería comprobar con mis propios ojos algo que había leído. En el frente oeste de la abadía se pueden observar diez imágenes de cristianos mártires del siglo XX (de distintas confesiones cristianas), hombres y mujeres que entregaron su vida por la Fe, un maravilloso friso ecuménico.  Y efectivamente, allí estaba la estatua de Monseñor Romero. Tengo que reconocer que aquella visión, en una iglesia de la Comunión Anglicana, me alegró profundamente, pero al mismo tiempo me interrogó ¿para cuándo el reconocimiento en nuestra Iglesia Católica de la condición de mártir de Monseñor Romero? La Iglesia Universal viene a reconocer ahora lo que ya vivían, oraban y celebraban («Lex orandi, lex credendi») muchas comunidades Iberoamericanas y del mundo entero: la santidad de Monseñor Romero.
 
Celebramos con gozo y agradecimiento la vida y el testimonio de este nuevo Beato que (como recuerda el Papa Francisco en su carta dirigida al Arzobispo de San Salvador, con motivo de la Beatificación) “construyó la paz con la fuerza del amor, dio testimonio de la fe con su vida entregada hasta el extremo”. El ejemplo de su vida de buen pastor es un estímulo para quienes deseamos seguir a Jesucristo y para quienes queremos vivir con entrega el ministerio diaconal. Al mártir Monseñor Romero le fue concedida la “capacidad de ver y oír el sufrimiento de su pueblo… supo ver y experimentó en su propia carne «el egoísmo que se esconde en quienes no quieren ceder de lo suyo para que alcance a los demás». Y, con corazón de padre, se preocupó de «las mayorías pobres», pidiendo a los poderosos que convirtiesen «las armas en hoces para el trabajo”.
 
El Beato Monseñor Romero nos interpela en el trabajo por construir el Reino de Dios. Una llamada personal y social a defender los derechos humanos, y a construir una paz sustentada en la justicia, la caridad y la misericordia. Precisamente en este año en el que nos preparamos para celebrar el Año Jubilar de la Misericordia, y justo cuando acabamos de conocer que el Papa convoca en Roma a todos los diáconos del mundo, el día 29 de mayo del próximo año, para participar en el Jubileo.
 
El trabajo por la justicia tiene también una dimensión ecológica. La celebración en Roma de la Asamblea General de Cáritas Internationalis (12 al 17 de mayo), bajo el tema “Una sola familia humana, cuidando de la creación”, y el anuncio de la próxima Encíclica del Papa sobre ecología humana, nos ponen en alerta para desarrollar nuestro ministerio diaconal en este campo. Estos acontecimientos pueden ser una oportunidad para conocer la experiencia de las “diaconías” ambientales que se están creando en Brasil –junto a las territoriales y sectoriales-.
 
Estamos recordando estos días el cuarto aniversario del II Congreso Latinoamericano y el Caribe de Diaconado Permanente, celebrado en Itaici (Indaiatuba, Sao Paulo) Brasil. El Congreso asumió las palabras que el Documento de Aparecida dedicó a los diáconos: “Conscientes que la Iglesia, Pueblo de Dios, espera de los diáconos un testimonio evangélico y un impulso misionero para que sean apóstoles en sus familias, trabajos, comunidades y en las nuevas fronteras de la misión” (nº 208). Resuenan todavía las palabras del Mensaje final: el reconocimiento de que el ministerio diaconal era un don para la Iglesia, el testimonio evangelizador de la vivencia de la mayoría de los diáconos permanentes de la doble sacramentalidad, la llamada a los diáconos a estar atentos a las necesidades de los más pobres y olvidados enviándolos a “a asumir el riesgo de ir hacia las nuevas fronteras de nuestro mundo e intentar responder a los desafíos que ellas imponen”; el agradecimiento a la iglesia de Latinoamérica y el Caribe por la acogida y desarrollo de este ministerio,… Recordar aquel momento y actualizarlo puede ser una buena ocasión para activar evangélicamente el ministerio diaconal.
 
El Informativo recoge varias noticias relacionadas con la esposa del diácono. Una mirada al pasado inmediato presenta el encuentro específico que mantuvieron las 130 esposas de diáconos en la X Asamblea General de la Comisión Nacional de los diáconos de Brasil. Una mirada actual suponen los artículos sobre los contenidos de formación de las esposas en los itinerarios formativos de sus maridos, candidatos al diaconado; así como la reflexión sobre Mujer y familia. Una mirada interesante hacia el futuro es la invitación al primer Encuentro Nacional de esposas de diáconos y candidatos de Colombia que se realizará en Bogotá los días 15 al 17 de agosto de este año
 
Es esperanzador comprobar en las noticias de este Informativo como en lugares tan distantes como la Patagonia (Argentina), Leiria-Fátima (Portugal) o León (España) coinciden en la opción por impulsar el diaconado permanente. Informaciones sobre Jornadas diocesanas de sensibilización, nuevas ordenaciones, reflexiones sobre este asunto por parte de los miembros del clero de algunas diócesis, ponen de manifiesto la voluntad por desarrollar este ministerio en muchas iglesias locales. El testimonio de la diócesis de León (España), con dos nuevos diáconos de origen latinoamericano, nos habla también de la catolicidad de nuestra fe a la hora de realizar este desarrollo.
La importancia de la formación en el camino hacia el diaconado queda reseñado en varias noticias; destaca la convocatoria en Brasil del XIII Encuentro Nacional de Formadores y Directores de Escuelas Diaconales, que tendrá lugar del  2 al 4 de septiembre en Rio Grande do Sul (RS).
La divulgación del Informativo sigue avanzando, acabamos de conocer que la Comisión Nacional de los Diáconos de Brasil, así como la web del Diaconado de la Arquidiócesis de México, han incorporado los Informativos de Informativo Servir Nº 003 1 de junio de 2015 Pág.- 7 Servir en las periferias a sus links informativos. Agradecemos este gesto, que lo entendemos como un compromiso de ayuda fraterna y mutua. La incorporación de nuevos corresponsales (Nacional de Uruguay y Diocesano en Algarve, Portugal), corroboran este avance divulgativo del Informativo.
 
Cuando recibáis este Informativo ya estará activa la nueva web -serviren.info-, en la cabecera de la misma reconocemos a Nuestra Señora de Guadalupe, protegida por los edificios del Santuario; ella continúa velando por el ministerio diaconal. El corazón ha sido ampliado para acoger en él toda la realidad del mundo. Un corazón que ahora ha sido enriquecido con los colores litúrgicos, que bien pueden ser signo de la diversidad, la pluralidad, y al mismo tiempo la unidad de la Iglesia. Nuevamente queremos agradecer a todas las personas que han hecho posible esta web, un instrumento con más y mejores prestaciones que nos ayudará a poder cumplir los objetivos que nos hemos fijado.
 
En nombre del Equipo de Redacción y Coordinación, un fraternal abrazo.
Diác. Gonzalo Eguía
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos. Si das tu consentimiento entendemos que estas de acuerdo con nuestra política de protección de datos.

2 ideas sobre “Editorial: Beato Monseñor Romero, ruega por nosotros”