Diáconos de Santiago de Chile vivieron retiro en Seminario Pontificio

 El sábado 20 de octubre los diáconos de la Iglesia de Santiago y sus esposas vivieron una jornada de retiro espiritual, guiados por el Padre Ignacio Muñoz.

Reunidos desde la mañana en el Seminario Pontificio de Santiago, los diáconos reflexionaron sobre su ministerio de servicio, profundizando principalmente en significado del bautismo. Por la tarde, el Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati presidió la eucaristía con la que finalizó el encuentro.

En la misa, el cardenal Ezzati reconoció la vocación de servicio de los diáconos, y agradeció el tiempo dedicado en el retiro para el encuentro con el Señor. “Gracias a cada uno de ustedes porque dedicar un tiempo más largo al Señor nos hace a todos mucho bien y nos permite renovar la caridad  de nuestro servicio”.

“Necesitamos darnos espacios como éste para entrar en comunión con Jesús del cual somos signos en el ministerio que realizamos, partiendo por nuestro hogar, por nuestra familia, allí en donde se es diácono en primer lugar”, dijo el cardenal.

Reflexionando en el Evangelio, el arzobispo pidió a los diáconos a recordar que Dios nunca abandona a su pueblo. “En medio de las pruebas que nos toca vivir a cada uno en la propia vida, en el ámbito donde se está realizando su misión estamos llamados a ver estas pruebas dolorosas con la certeza que Dios nunca abandona a sus hijos. Las pruebas son siempre un camino de purificación”.

En segundo lugar el cardenal reflexionó sobre seguimiento a Jesús y lo que significa ser parte de su vida. “Ustedes y nosotros somos partícipes del orden sagrado de la vida de Jesús, de su cáliz. Es la participación en la vida de Jesús que nos da la posibilidad que saber que la última palabra no es del mal sino que el cáliz se vuelve constantemente signo y promesas de vida y vida abundante”.

Por último, el cardenal compartió un fraternal mensaje con los diáconos y sus esposas, llamándolos a ser “portadores de esa esperanza que no pasa por el poder sino que a través del cáliz de Jesús”.

César Arcos y su esposa Elizabeth Jiménez, de la Parroquia Santa Helena, de la zona cordillera, participaron del retiro y compartieron sus impresiones. “Fue un retiro centrado en Jesucristo, nos recordó el bautismo y desde ese sacramento profundizamos el ser hijos de Dios, hermanos y templos del Espíritu Santo. Eso nos hace revitalizar mucho la fe, dar un enfoque de esperanza, expresó César.

El matrimonio de Sergio Álvarez y María Angélica, de la Parroquia San Matías de la zona del Maipo, también estuvo presente en el retiro. “Fue un encuentro que dejó una mirada nueva, que nos da luces para la vida, nos ayudó a conversar temas que a veces por la rutina no los miras”, destacó el diácono.

“El tema que nos dio el Padre Ignacio fue el bautismo y cómo nos empoderamos del sacramento. Yo siento que como bautizados estábamos dormidos, se nos olvidó hacer lo que nos indica el bautismo, ahora nos vamos con una mirada nueva, que debemos vivir este sacramento con audacia, con creatividad”, expresó María Angélica.

 

Fuente: Comunicaciones Santiago

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.