Carlos Martínez: «Dejé mi trabajo anterior y comencé a estudiar Teología

DIACONADO PERMANENTE

Carlos Rafael Martínez Jiménez es otro de los aspirantes al diaconado permanente de la Diócesis de Málaga. Está casado con Virginia y es padre de tres hijos: Carlos, Alberto y Virginia. Pertenece a la parroquia Virgen del Carmen y Santa Fe, en Los Boliches, y colabora pastoralmente en la de Virgen del Rosario de Fuengirola.

 

«Estoy vinculado, desde los 16 años, a la asociación Misioneros de la Esperanza (MIES), donde recibí las promesas y votos», explica Carlos. Las bienaventuranzas fueron un punto importante en su proceso: «acudí a las charlas sobre las bienaventuranzas de Adolfo Chércoles y me vi encauzado a realizar los Ejercicios de San Ignacio en la vida cotidiana junto a Amelia, Quirós, Ursulina (hermanita de Jesús en La Palmilla)… esta experiencia me llevó a otras más, como lo que viví en una peregrinación que hice a Tierra Santa, o en la beatificación del Padre Arnaiz. Después de todo este proceso, y de haber hablado con varios sacerdotes, no tuve más remedio que decir sí a Dios en lo que me pedía; incluso dejé mi trabajo anterior para poder estudiar Teología, y actualmente trabajo como maestro de Religión Católica».

Algo tiene muy claro, que «cuando el Señor te mira a los ojos, no te importa dejarlo todo para seguirlo. Estoy en proceso de seguimiento y formación con el sacerdote Antonio Eloy Madueño y con mis compañeros, que son estupendos; y doy las gracias a todas las personas y sacerdotes que me han ayudado, como el padre Diego Ernesto, D. Ildefonso, D. Manuel Ángel, D. Roberto Rojo, D. Francisco González, a mi hermano y, cómo no, a D. Manuel Jiménez Bárcenas que me ayuda en este proceso».

Puede escucharse todo el testimonio en:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.