Cardenal Omella: “Diáconos, servid la Iglesia de los pobres”

El cardenal arzobispo de Barcelona, ​​Joan Josep Omella, ha ordenado en la catedral de Barcelona, tres nuevos diàconos paral la diócesis: Mn. Carlos de Riba, Mn. Joaquim Sabater y Mn. Ángel Zambrana. Los tres hombres casados ​​y padres de familia. Alguno de ellos con nietos. Una ceremonia donde la presencia de familiares y amigos,  esposas e hijos de los nuevos ministros de la Iglesia, dieron un tono emotivo y festivo a la celebración. Estaban presentes, también, el obispo auxiliar de Barcelona, Mons. ​​Antoni Vadell, delegado del cardenal por los diáconos, así como, Mn. Josep Serra, presidente de la comisión por el diaconado permanente.

Caridad, palabra y liturgia

El cardenal en su homilía recalcó a los nuevos ordenados los tres servicios que tienen encomendados para con los pobres: la caridad, palabra y liturgia. Destacó la necesidad en la Iglesia de emplear más esfuerzos en el servicio a los pobres y más necesitados. “Servir a los más pobres, ya que estos son el verdadero tesoro de la Iglesia, tal como decía San Lorenzo y cómo practicó y vivió san Esteban, sus patrones diáconos”.

“No olvidéis tampoco- les decia a los nuevos diáconos- vuestro compromiso en la oración de la liturgia de las horas. Orad por el pueblo y el nombre del pueblo, y así, arraigados en Cristo, podréis daros en vuestro ministerio, especialmente en la caridad , ya que sois imagen de Cristo, servidor de los más pobres y desamparados “.

Sentido del ministerio

Omella quiso destacar el sentido de la llamada al ministerio diaconal. Lo comparó con el amor de los esposos, refiriéndose especialmente a los nuevos diáconos y a sus esposas. “Así como en un momento de vuestra vida, surgió una chispa hacia vuestra esposa y os llevó a la gran aventura de crearuna familia, así también, Dios ha puesto en su vida y en su corazón la chispa de servir a la Iglesia. Ustedes han aceptado también esta llamada”, añadió el cardenal.

Omella tuvo unas cariñosas palabras para las esposas, hijos y familiares de los nuevos ordenantes.”El tiempo que os dará servir a la Iglesia es tiempo también para el crecimiento de la vida familiar y de la fé. Dios os lo pagará con creces. Gracias de tono corazón por acompañarlo y ser, especialmente las esposas, un pilar de sostenimiento en su vocación ministerial”, añadió.

A la ceremonia asistieron cerca de 30 diáconos de Barcelona, ​​Sant Feliu de Llobregat y Terrassa. Se mostraba así, la gran hermandad existente entre los diáconos de la Provincia Eclesiástica, que el cardenal destacó, también, en su parlamento. Terminada la celebración, hubo un pequeño refrigerio en el claustro de la catedral. Familiares y amigos saludaron y felicitaron a los nuevos ordenados.

Próxima celebración

Hasta hoy, hacía casi cinco años que en Barcelona no se hacía ninguna ordenación de diáconos permanentes. El domingo 13 de mayo, serán admitidos a ordenes nueve candidatos al diaconado de Barcelona. El acto tendrá lugar en la Parroquia San Ramón Nonato de Barcelona a las 20 h. Parece que el diaconado comienza a hacer un nuevo empuje, en una nueva etapa que dará muchos frutos de mano del cardenal Omella y el obispo Vadell.

Home

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.