Arquidiócesis de Detroit -EEUU-: nuevo diácono hispano

El arzobispo ordenará hoy a Robert Calleja, quien tiene 47 años; la viuda de Joe Colleran, quien murió el día de Navidad de 2018, leerá una lectura en honor a su esposo
Durante septiembre y octubre, Detroit Catholic está pidiendo a los lectores que consideren en oración un donativo para el Llamado de Servicios Católicos, el cual financia más de 170 ministerios vitales para la Iglesia en el sureste de Michigan, incluida esta publicación. Visita www.givecsa.org/es para apoyar la misión haciendo una donación hoy. Agradecemos tu generosidad y oraciones.

DETROIT – La Arquidiócesis de Detroit debería celebrar hoy dos ordenaciones de diáconos permanentes. Sin embargo solo celebrará a uno mientras recuerda con cariño al hombre que habría sido el segundo.

El arzobispo Allen H. Vigneron ordenará hoy sábado a Robert Calleja, miembro de la parroquia St. Valentine en Redford, mientras que su compañero de clase, Joe Colleran, estará en espíritu.

Se prevía que Calleja sería ordenado junto a Colleran de la parroquia St. Kenneth en Plymouth, pero Colleran perdió su batalla contra el cáncer el día de Navidad del 2018. Kim Colleran, la viuda de Joe, leera una lectura en la ordenación hoy.

Para Calleja, ser ordenado es la culminación de una década de oración, discernimiento y estudio. Sintió el llamado por primera vez hace más de diez años, pero había un problema: acababa de casarse.

Calleja se había bautizado y era católico, pero cuando él y su esposa, Christine, querían casarse en el Santuario Nacional de la Basílica de la Pequeña Flor en Royal Oak se dió cuenta que nunca fue confirmado. Para casarse en la iglesia, tuvo que tomar RICA para completar sus sacramentos, y fueron esas clases las que “me iluminaron”, dijo.

Después de su confirmación, Calleja quiso seguir con el diaconado, pero su párroco en la parroquia St. Valentine en Redford le dijo que tenía un inconveniente.

“Me dijo que necesitaba estar casado por diez años, así que me pidió que orara al respecto”, dijo Calleja, quien será ordenado diácono permanente en la Catedral del Santísimo Sacramento en Detroit.

La ordenación celebrada hoy las 10 a.m., estará abierta al público, pero solo habrá ciertos lugares disponibles para fomentar el distanciamiento social dentro de la catedral. Se anima a los visitantes a que lleguen temprano y usen máscaras.

La Arquidiócesis de Detroit transmitirá en vivo la ordenación aquí.

“Oré por eso por un tiempo, pensando en el diaconado y estudiándolo, aprendiendo más sobre la fe”, dijo Calleja a Detroit Catholic. “Fue algo que se quedó conmigo. Después de que mi esposa y yo tuviéramos a nuestra hija y ella entrara a la escuela, finalmente llegué al punto en el que dije, tal vez hablaré con el diácono (Kevin) Breen (director asociado de formación del diaconado de la Arquidiócesis de Detroit) al respecto.»

Calleja se postuló a fines de 2015 y comenzó su formación como diaconado en 2016, lo que solo confirmó su deseo de servir a la Iglesia en el altar y en toda la parroquia.

«Las clases continuaron atrayéndome, a medida que aprendí la teología y desarrollé una comprensión más profunda de la Biblia, el testimonio del Antiguo Testamento y los Hechos de los Apóstoles, aprendiendo acerca de los discípulos trabajando para difundir el mensaje del Señor» dijo Calleja, quien trabaja como director de mantenimiento e instalaciones para la parroquia St. Edith en Livonia. “Las clases aportaron una comprensión cada vez más profunda de cómo obra el Señor en el mundo de hoy”.

Calleja, quien comenzó la formación del diaconado durante el Sínodo 16, la reunión de toda la arquidiócesis que desencadenó el movimiento “Haz llegar el Evangelio”, espera ver a las parroquias trabajar juntas mientras la arquidiócesis avanza hacia un modelo de “familias de parroquias” este Adviento.

Los diáconos pueden desempeñar un papel especial a la hora de liderar el camino en términos de alcance, dijo.

“Tenemos grandes parroquias individuales, pero todos somos una arquidiócesis”, dijo Calleja. “Espero con interés las formas en que podamos estar interconectados. Ya estoy hablando con mis hermanos diáconos sobre lo que podemos hacer para unirnos como una familia. Las manos del diácono están destinadas a ser las manos de la parroquia, agarrándose unas a otras para servir a la gente”.

El aspirante de generación de Calleja, Colleran, también se habría sentido feliz ante la perspectiva del servicio del diaconado, dijo su viuda, Kim.

“Joe siempre fue acogedor, siempre dispuesto a ayudar, ya sea enseñando catecismo o ayudando con las vigilias funerarias”, dijo Kim Colleran.

Kim y Joe se casaron en 2003, el segundo matrimonio de ambos. Joe discernió el diaconado antes de casarse, pero sabía que quería casarse con Kim, así que, como Calleja, dejó esos planes a un lado por un tiempo.

Se suponía que Joe Colleran, fotografiado con su esposa, Kim, iba a ser ordenado diácono permanente hoy 17 de octubre, pero falleció después de una batalla contra el cáncer el día de Navidad de 2018. Kim será lector en la ordenación. (Foto cortesía de Kim Colleran)
Kim dijo que el deseo de ser diácono nunca abandonó a Joe, y con el apoyo de un sacerdote, la pareja anuló sus matrimonios anteriores y su matrimonio fue validado, lo que abrió la oportunidad para que Joe se una al programa de diaconado.

“En medio de todo eso, le diagnosticaron cáncer en 2012, pero no se detuvo en absoluto; era un objetivo en la vida ser ordenado”, dijo Colleran. «El cáncer no lo vencería en absoluto. Él dijo: ‘Voy a ser ordenado; No me importa». Terminó su título de teología católica y yo comencé a tomar clases con él».

Colleran dijo que Joe tuvo el apoyo de toda la comunidad parroquial mientras tomaba clases mientras luchaba contra el cáncer. El padre Tom Belczak, pastor de St. Kenneth, estaba en conversaciones con el Arzobispo de Detroit Allen H. Vigneron acerca de acelerar el proceso para ordenar a Joe, una idea que no le entusiasmaba demasiado al propio Joe, que quería evitar la apariencia de recibir un trato especial.

El mismo día en que Joe falleció, los Collerans habían recibido una carta informándoles que el arzobispo estaba hablando con los líderes del seminario sobre adelantar el día de la ordenación.

“Era una persona muy cariñosa y compasiva con la que se podía relacionar mucho. Le encantaba hablar y contar historias”, dijo Colleran. “Sabía mucho sobre la Biblia y tenía un aura que resonaba”.

Durante la formación del diaconado de Joe, Kim aprendió sobre el papel de la esposa de un diácono y lo que significaría la vocación para su matrimonio.

«Yo era católica por nacimiento y fui a una escuela católica, pero aprendí mucho sobre la Iglesia Católica yendo a clases para la formación del diaconado de mi esposo», dijo Colleran. “Hablar con los maestros y profesores fue divertido para mí; creo que crecí más en mi fe. Me parezco a mi marido en muchos sentidos; nos gustaba ayudarnos unos a otros en términos de compasión y servicio.

“Tuve la suerte de tener a Joe en mi vida”, dijo Colleran. “Fue un regalo de Dios poder cuidarlo, abrazarlo hasta que falleció. Fue muy humilde hasta el final, y estaba listo para ir al encuentro de Dios y Jesús. Fue una inspiración para muchas personas, y todavía lo es».

Fuente: https://detroitcatholic.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos. Si das tu consentimiento entendemos que estas de acuerdo con nuestra política de protección de datos.