Escrito por Diác. Victor Loaiza, Corresponsal nacional en Ecuador

Con gran alegría y regocijo para la Iglesia local de Guayaquil y, en especial para los diáconos permanentes de esta Arquidiócesis, con fecha 2 de Mayo se dio inicio a las actividades del Seminario Mayor para la formación de Diáconos Permanentes, “San Lorenzo, Diácono”.

Después de una larga espera y producto de muchas oraciones al Señor y en especial a San Lorenzo Diácono, nuestro Arzobispo Mons. Antonio Arregui Yarza, procedió a inaugurar este nuevo Seminario Mayor.

Las últimas ordenaciones diaconales de esta arquidiócesis, fueron hace más de 12 años con el anterior Arzobispo.  Todo este tiempo, los actuales diáconos, estuvimos conversando con el Arzobispo con respecto a la formación de nuevos diáconos y siempre nos decía, que debíamos esperar y orar….

Ahora, finalmente se pueden ver los frutos de la esperanza y de nuestra oración.

El día 2 de mayo de 2015, en la Parroquia San Miguel Arcángel, sede del nuevo Seminario Mayor, se celebró la Santa Misa, presidida por Mons. Arregui y concelebrada por el P. Tirso Varela, Párroco de San Miguel Arcángel y Rector del Seminario, y el P. Pedro Pablo Munera, Vicerrector y Director de Estudios.  El diácono Víctor Loaiza participó también en esta celebración.

A esta misa se invitó a los diáconos permanentes de Guayaquil y a los Postulantes con sus familias. Durante la Homilía, Mons. Arregui, resaltó la función que tiene el diácono permanente dentro de nuestra Iglesia y la importancia de la debida preparación espiritual personal y asimismo el aprovechamiento de la preparación escolástica que recibirán en el Seminario Mayor.

Después de la Santa Misa se procedió al Acto Académico con el cual se daba inicio a las actividades de este Seminario Mayor. En este acto, Mons. Arregui se dirigió a los presentes, invitándoles una vez más que pongan todo su esfuerzo en esta preparación. Del mismo modo le habló a las esposas y familiares presentes indicándoles la importancia que  tienen en este período de formación para sus esposos.

Tanto el Rector como el Vice-Rector, se dirigieron a los concurrentes, dándoles la bienvenida y pidiéndoles una vez más su colaboración a este llamado del Señor para que sean Diáconos Permanentes.

Antes de terminar este acto, se procedió a la Profesión de fe y juramente de fidelidad por parte de los Profesores del Seminario, en los cuales está participando el diácono Víctor Loaiza. Finalmente, el Señor Arzobispo hizo la oración y bendición final, con lo cual se concluyó este acto.  Posteriormente se ofreció un refrigerio a los participantes.

El sábado 9 de mayo comenzaron las clases.  Los nuevos postulantes, junto con sus esposas, tienen un año Propedéutico de formación. Posteriormente, el plan de estudios contempla un periodo de 4 años.  En este lapso de tiempo se espera tener 1200 horas de clases, las cuales se darán todos los días sábados de 8.00 a 13.00 horas. Este período tendrá un tiempo de vacaciones a la mitad del curso.

Los nuevos postulantes son 25, entre los cuales hay 4 solteros.

Dentro de los postulantes están aquellos que ya, en el pasado recibieron cierta formación para postular al diaconado permanente, incluso algunos ellos han recibido el ministerio del lectorado y acolitado. A estos postulantes se les comenzó un período de nivelación de un año para completar las materias que no hayan recibidos. Estos son 9 postulantes que han perseverado el llamado que el Señor les hiciera para ser diáconos permanentes; todos ellos, algunos con sus esposas, están participando activamente en labores pastorales en sus propias parroquias.