Diác. Gonzalo Eguía
Coordinador de Servir en las periferias
Bilbao, España, 1 de noviembre de 2017

Diáconos, ministros que por vocación tienen la misión de ayudar a los pobres

En el mes que hoy estrenamos tendrá lugar la primera Jornada Mundial de los Pobres. Bajo el lema de "No amemos de palabra, sino con obras" el Papa Francisco nos convoca el próximo domingo 19 de noviembre a esta Jornada. Al concluir el Año Jubilar extraordinario de la Misericordia, el Papa publicó la Carta Apostólica "Misericordia et misera"; en la misma  instituía que el XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario fuera la Jornada mundial de los pobres. El Pontífice deseaba que, al cerrar las Puertas de la Misericordia, se abriera la puerta cotidiana del compromiso con los más empobrecidos de nuestro mundo:  "Será una Jornada que ayudará a las comunidades y a cada bautizado a reflexionar cómo la pobreza está en el corazón del Evangelio y sobre el hecho que, mientras Lázaro esté echado a la puerta de nuestra casa (cf. Lc 16,19-21), no podrá haber justicia ni paz social. Esta Jornada constituirá también una genuina forma de nueva evangelización (cf. Mt 11,5), con la que se renueve el rostro de la Iglesia en su acción perenne de conversión pastoral, para ser testimonio de la misericordia".

Entendemos que, cuando un Papa instaura una Jornada Mundial, pretende subrayar un ámbito pastoral, que la Iglesia debe seguir trabajando y madurando para ser fiel a su misión de ser mediación de la Buena Noticia del Señor en este mundo. Pobreza y Ecología son dos referencias en las que el Papa Francisco está insistiendo constantemente en su Pontificado. Reiteradamente nos recuerda que "Los pobres son el corazón del Evangelio", la Iglesia debe transformarse y vivir el seguimiento de Jesucristo desde este principio. El mundo es a su vez la casa común, obra amorosa del Padre para el progreso de sus hijas e hijos en una vida armoniosa con la naturaleza. Fruto de su Encíclica "Laudato si", el Papa nos convocaba en el año 2015 a la "Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación". Ya entonces vinculaba Pobreza y Ecología, relacionando el cuidado del mundo y la dignidad de las personas: "De esa manera se cuida el mundo y la calidad de vida de los más pobres, con un sentido solidario que es al mismo tiempo conciencia de habitar una casa común que Dios nos ha prestado" ("Laudato si" nº 232). Y no es casual que las dos Jornadas instauradas por el Papa Francisco tienen una referencia ecuménica relevante, comenzando por la Jornada por la Creación; la Iglesia Católica se sumó, incluso en la fecha (1 de septiembre) a la Jornada que la Iglesia Ortodoxa viene celebrando desde 1989.

La Jornada que vamos a celebrar tiene dos características significativas, su incardinación en la vida de la Iglesia, y el reconocimiento de la labor transformadora como un elemento evangelizador de primer orden. El Papa nos recuerda su pretensión de que con esta Jornada se "establezca una tradición"; es decir, que la opción preferencial por los pobres ocupe la centralidad que le corresponde dentro de la misión asignada por el Señor a sus discípulos. Además se destaca la relevancia del compromiso por la caridad y la justicia como "contribución concreta a la evangelización en el mundo contemporáneo".

Cuando el Papa convoca a todo el Pueblo de Dios a la Jornada, recuerda el caso específico de los diáconos "que tienen por vocación la misión de ayudar a los pobres". Esta matización se muestra como una nueva oportunidad para que los diáconos renovemos la llamada vocacional al servicio de los menores de este mundo, y también para seguir haciendo posible, por medio de nuestro ministerio, que los pobres ocupen la centralidad que les corresponde en la Iglesia, como lo ocupan en el corazón de Dios.

Este mes hemos conocido la convocatoria, por parte del Papa Francisco, del Sínodo para la Amazonia; se llevará a cabo en octubre del año 2019. Sin duda alguna, este Encuentro tendrá honda repercusión en la vida de la Iglesia Iberoamericana y Universal. Recogemos un breve extracto de la entrevista realizada a Mauricio López, Secretario Ejecutivo de la REPAM.

En relación con el diaconado en los diferentes países iberoamericanos, el Informativo destaca la reseña del XX Encuentro Nacional de Diáconos con sus esposas de Cuba, la programación del XXXII Encuentro Nacional del Diaconado Permanente de España, y la segunda parte del informe "Retrato del diaconado permanente en Estados Unidos (2014-15).

Las efemérides diaconales están representadas en la celebración de los cincuenta años de diaconado permanente en varias diócesis de Chile, los treinta años de la presencia en la archidiócesis de México, y la del veinticinco aniversario de la diócesis española de Asidonia-Jerez.

En la sección de "Retazos de historia del diaconado Iberoamericano" se aporta una breve historia de la restauración del diaconado en Acapulco, México.

En esta edición se aportan los comentarios favorables de dos obispos sobre la posibilidad del diaconado femenino, el primero del obispo emérito de Xingú en Brasil, el segundo el del recién nombrado obispo de Innsbruck.

En el apartado de publicaciones se recoge la referencia al libro "Diáconas" (Serena Noceti -Ed-, Sal Terrae), el link de acceso a la publicación del diácono Eduard Ludwig "El diaconado, fundamento e identidad, Un estudio teológico-pastoral", y la entrevista al diácono Javier Villaba autor del libro reseñado el mes pasado "El diaconado permanente, Signos de una Iglesia servidora".

En el ámbito de la familia diaconal, destaca la noticia del IV Encuentro con hijos de diáconos, realizado en la arquidiócesis de Palmas en Brasil.

En este día de Todos los Santos tenemos presentes a las mujeres y hombres, conocidos o no, que han vivido íntimamente y con coherencia evangélica el seguimiento del Señor Jesús. Nos unimos en la oración a ellas y ellos, para hacer que brote y fructifique en cada una y cada uno de nosotros el don de la Santidad.

En nombre del Equipo de Coordinación y Redacción, un fraternal abrazo