Josep-Maria Gómez Del Perugia, diaca

  Diòcesi de Sant Feliu de Llobregat.

A las siete de la tarde del pasado 16 de enero, la comunidad parroquial de San Juan Bautista de Viladecans, acompañada de fieles y religiosos de las otras parroquias de la población, se dispuso a compartir la Eucaristía concelebrada presidida por Mons. Agustí Cortés Soriano, obispo de la diócesis de Sant Feliu de Llobregat, con seis sacerdotes y la comunidad diaconal diocesana, representada por once diáconos, más Mn Sebastián y otros diáconos de las diócesis de Barcelona y Terrassa.
Se inició la celebración con la iglesia prácticamente llena, donde la participación de los fieles, en cada una de las partes de la celebración, dio un tono emotivo de acompañamiento, ya que Mn Sebastià fue adscrito desde su ordenación en la misma parroquia y, entre sus tareas ministeriales, ha coordinado la pastoral de la salud de Viladecans. Familiares y amigos se encargaron de la proclamación de las lecturas, de la oración de los fieles, de la presentación de las ofrendas, también de los cantos, que fueron animados por el coro parroquial, reforzado por muchos jóvenes de la Hospitalitat de la Mare de Déu de Lorda.
En la homilía Mons Agustín, resaltó el papel del diácono y su disponibilidad como servidor de la Iglesia, siguiendo el modelo de Jesús de Nazaret.
La celebración tuvo un tono especial de acción de gracias. Al finalizar Mn Sebastià tuvo unas palabras de agradecimiento a Dios, ya todas las personas que lo habían ayudado en su ministerio en el transcurso de los últimos 25 años, entre otros mencionó a nuestro obispo, Mons Agustí Cortés, al párrroco de la parroquia Mn Joan Puig, ... pero a quien mencionó con un agradecimiento muy sincero y especial fue a su esposa Carmen.
La celebración continuó compartiendo un lunch al cual fueron invitados todos los asistentes, en los locales de la parroquia.
Demos gracias a Dios.