Diác. Gonzalo Eguía
Coordinador de Servir en las periferias
Bilbao, España, 1 de  Octubre de 2016

La oficina de prensa de la Santa Sede comunicaba el pasado 18 de agosto que, coincidiendo con el encuentro de clausura de la Jornada Mundial de oración por la paz “Sed de paz. Religiones y cultura en diálogo”, el papa Francisco acudiría de nuevo a Asís el 20 de septiembre. Se deseaba de esta forma conmemorar el treinta aniversario del histórico encuentro por la paz que en Asís había convocado el papa San Juan Pablo II. La Comunidad de Sant’Egidio, organizadora de las jornadas, afirmaba: “celebrando el 30º aniversario del acto de 1986, queremos entregar el ‘Espíritu de Asís’ a las nuevas generaciones, para que puedan guiar el camino de la humanidad hacia el futuro”.

Servir en las periferias se ha sumado a la propuesta del papa Francisco apoyando la Jornada Mundial de oración por la paz, y recogiendo las palabras que el pontífice dirigió en Asís (“Meditación”; “Discurso” y “Llamamiento”). Destacamos unas líneas del Llamamiento del papa: “Que se abra en definitiva una nueva época, en la que el mundo globalizado llegue a ser una familia de pueblos. Que se actúe con responsabilidad para construir una paz verdadera, que se preocupe de las necesidades auténticas de las personas y los pueblos, que impida los conflictos con la colaboración, que venza los odios y supere las barreras con el encuentro y el diálogo. Nada se pierde, si se practica eficazmente el diálogo. Nada es imposible si nos dirigimos a Dios con nuestra oración. Todos podemos ser artesanos de la paz; desde Asís, con la ayuda de Dios, renovamos con convicción nuestro compromiso de serlo, junto a todos los hombres y mujeres de buena voluntad”.

Es verdad, todos podemos ser “artesanos de la paz”, todos debemos renovar este compromiso, “junto a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.” La pregunta que surge es ¿cómo afecta esta convocatoria a los diáconos? Con el objetivo de responder a esta pregunta, permitidnos traer a colación varias referencias de directrices que marcan la vida y el ministerio de los diáconos, en relación con la construcción de la Paz y la Justicia.

La primera referencia la rescatamos de uno de los documentos de la Iglesia primitiva, la  Didachè, donde se exhorta: “Elegíos, pues, obispos y diáconos dignos del Señor, hombres pacíficos, no amantes del dinero, veraces y probados”. Hombres pacíficos y pacificadores en el lugar donde a cada cual le corresponde vivir su ministerio.

La segunda referencia la tomamos de las Normas básicas de la formación de los diáconos permanentes (Roma 1998); entre estas normas se señala el camino que un candidato al ministerio diaconal debe recorrer en el cultivo de sus capacidades para ser un “artesano de paz”: “de particular importancia para los diáconos, llamados a ser hombres de comunión y de servicio, es la capacidad para relacionarse con los demás. Esto exige que sean afables, hospitalarios, sinceros en sus palabras y en su corazón, prudentes y discretos, generosos y disponibles para el servicio, capaces de ofrecer personalmente y de suscitar en todos relaciones leales y fraternas, dispuestos a comprender, perdonar y consolar. Un candidato que fuese excesivamente encerrado en sí mismo, huraño e incapaz de mantener relaciones normales y serenas con los demás, debería hacer una profunda conversión antes de poder encaminarse decididamente por la vía del servicio ministerial” (Nº 67)

La tercera referencia la sacamos del Directorio para el ministerio y la vida de los diáconos permanentes  (Roma 1998). Tres acciones encarga el Directorio para que los diáconos puedan ser constructores de paz: favorecer la paz, animar la comunión, y servir desde la Eucaristía: “Los diáconos, en cuanto ministros sagrados, deben dar prioridad al ministerio y a la caridad pastoral, favoreciendo «en sumo grado el mantenimiento, entre los hombres, de la paz y de la concordia» (Nº 13) … “Formados de esta manera, los diáconos en su ministerio serán animadores de comunión. En particular en aquellos casos en los que existen tensiones, allí propondrán la pacificación por el bien de la Iglesia” (Nº1 71)… Precisamente como ministro de la comunión,  entre sus funciones litúrgicas dentro de la celebración de la Eucaristía, el diácono invita a la Asamblea al  “signo de la paz” (Nº 32).

Los diáconos somos ministros de la reconciliación y la paz en la medida en que somos “hombres de comunión y de servicio”, de forma especial en las periferias existenciales de este mundo.

El informativo recoge además algunas noticias significativas. El Equipo de Coordinación y Redacción recibió con tristeza la luctuosa noticia de la muerte del querido diácono Rafael Tejera, impulsor del ministerio diaconal desde el CIDAL y su Informativo, así como de la nueva etapa emprendida por Servir en la periferias. Gracias por todos tus servicios, que el Señor de la misericordia te abrace en su seno  (q.e.p.d).

Comienzan a conocerse reflexiones de obispos sobre la recién creada Comisión Vaticana para el estudio del diaconado femenino. El Informativo recoge las palabras del arzobispo de Madrid (España), Monseñor Carlos Osoro.

En el área de los Encuentros diaconales destacan cuatro: El primero es la convocatoria al Encuentro Nacional de diáconos permanentes mexicanos y sus esposas, que tendrá lugar este mes de octubre, el Informativo recoge la convocatoria y la programación. El segundo de ellos es interesante por la temática trabajada; nos referimos al Encuentro Regional de los diáconos permanentes del Consejo Regional   zona este 1 de Brasil, que ha reflexionado sobre la Exhortación Amoris Laetitia en clave diaconal. El tercero  segundo es peculiar por los destinatarios del mismo, el III Encuentro del arzobispo de Palmas, Tocantis (Brasil) con los hijos de los diáconos y candidatos de aquella arquidiócesis. Por último, el cuarto, aunque no sea específicamente diaconal, el Informativo recoge la información sobre el V Encuentro Nacional del Ministerio Hispano que en el año 2018 se llevara a cabo en los EEUU, bajo el título “Discípulos misioneros: Testigos del amor de Dios”. Una oportunidad para conocer la realidad latina en los EEUU, a la vez que nos posibilita descubrir la labor de diáconos latinos en la preparación de este Encuentro, como es el caso del diácono Asterio Velasco, coordinador del Apostolado Hispano de la Arquidiócesis de Newark.

Nos hacemos también eco del vigésimo aniversario de la Escuela Diaconal de la Arquidiócesis de Bogotá: Felicidades y  a seguir trabajando tan bien como hasta ahora.

Publicamos este Informativo en el ecuador del Viaje Apostólico del Santo Padre a Georgia y Azerbaiyán. A tan solo tres días de la Festividad de San Francisco de Asís, diácono y artesano de paz. A él presentamos nuestros trabajos por la Paz y los frutos del viaje del papa, para que los presente ante el Señor.

En nombre del equipo de Redacción y Coordinación, un fraternal abrazo, Paz y Bien.