Doce diáconos permanentes ordenados para la Diócesis de Charlotte, EEUU

El Obispo Peter Jugis ordenó a doce hombres como diáconos permanentes para la Diócesis de Charlotte durante una misa de dos horas de duración celebrada el 25 de septiembre en la iglesia San Marcos.

Los nuevos diáconos son Joseph Becker, Eduardo Bernal, Carl Brown, Charles Hindbaugh, Todd Labonte, John Langlois, Thomas Martin, William Melton Jr., Francisco Piña, Herbert Quintanilla, Joe Smith y Margarito Franco Torres.

Con esta promoción de diáconos, la diócesis ahora tiene 146 diáconos permanentes, la mayor cantidad en su historia, que prestan servicios en el oeste de Carolina del Norte, donde la población católica asciende a más de 500.000 fieles.

Durante el rito de ordenación, los hombres se arrodillaron uno a uno ante el Obispo Jugis por tres ocasiones. Primero, el obispo unió sus manos mientras se comprometían a servirle a él y a la Iglesia. En segundo lugar, el obispo les impuso las manos sobre la cabeza invocando al Espíritu Santo. Y por último, recibieron el Libro de los Evangelios para simbolizar su ministerio de prédica y enseñanza.

Los diáconos recién ordenados ahora podrán asistir en el altar durante la Misa, proclamar el Evangelio en la Misa, dar homilías, administrar el sacramento del bautismo y oficiar bodas. Los diáconos permanentes sirven en parroquias así como en áreas pastorales especializadas como el Ministerio Hispano, RICA, la capellanía del aeropuerto y el ministerio carcelario.

Padre se une a su hijo en el servicio

El Diácono Joseph Becker sigue los pasos de su hijo, el Padre Brian Becker, pastor de la Iglesia Santa Margarita María en Swannanoa, al servicio de la Iglesia.

“El hijo que vestí de niño es ahora mi padre espiritual como sacerdote. Para él, ataviarme con las vestimentas del diaconado fue una gran bendición”, dijo el Diácono Becker.

“Ha sido una gran alegría ver el progreso de mi padre hacia el diaconado durante los últimos años”, dijo el Padre Becker. “A lo largo del proceso, hemos tenido grandes conversaciones mientras él continuaba formándose en la tradición intelectual de la Iglesia”.
“Muchos se han beneficiado de su enseñanza y trabajo, incluso durante su formación, que estoy emocionado de ver el impacto de la gracia de Dios cuando mi padre ahora se embarca en el ministerio diaconal que ha recibido”, añadió el Padre Becker.
El Diácono Becker predicó su primera Misa el 26 de septiembre en su parroquia de San Mateo en Charlotte. El Padre Becker sirvió como celebrante principal.
“Para mí, fue una experiencia profunda estar unido en el altar con mi padre, el hombre que me enseñó la fe por primera vez”, dijo el Padre Becker. “En un nivel natural, las cosas parecían volver a estar en su orden debido ya que mi padre me estaba predicando a mí en lugar de que yo a él”.

El Diácono Thomas Martin, quien asistió al Obispo Jugis en la Misa de ordenación diaconal, ha sido asignado a su parroquia natal San Marcos. Dos de sus hijos, Luke y Patrick, están en formación para el sacerdocio diocesano y sirvieron en el altar para la ordenación diaconal de su padre.

“Es una gran bendición servir en la Santa Misa, estar cerca del sacerdote mientras celebra la Eucaristía y distribuir la Sagrada Comunión a la congregación”, dijo el Diácono Martin. “Estoy agradecido a mi esposa, Heather, y nuestros siete hijos, quienes siempre me han apoyado y animado a seguir el llamado de Dios a ser diácono”.

De su esposo, Heather Martin dice: “Estoy muy orgullosa de Thomas por tener el coraje de responder al llamado de Dios de ser diácono. Es un hombre bueno y fiel que ha guiado a nuestra familia en el servicio a nuestro Señor y los demás. El lema de nuestra familia es Josué 24: 15b, ‘En cuanto a mí y mi casa, serviremos al Señor’. Nos regocijamos en este día glorioso y esperamos servir a Nuestro Señor y a su pueblo con Él”.

“Estos diáconos recién ordenados y sus esposas, llamados a viajar con ellos, son hombres y mujeres de gran fe”, dijo el Diácono John Martino, director del diaconado permanente durante los últimos cinco años.

“Durante estos años de discernimiento y formación, han soportado tiempos difíciles, disfrutado de buenos momentos y crecido en su fe. Como esposo y esposa, dan testimonio de la fuerza de Dios y la importancia de la Iglesia dentro de sus familias y en sus relaciones con los demás. La Diócesis de Charlotte será bendecida en los años venideros con el ministerio que Dios ha planeado para ellos”, agregó el Diácono Martino.
“Dios les dé un gran celo por todos”

En sus palabras de cierre, el Obispo Jugis agradeció y reconoció especialmente a las esposas, familias, familias parroquiales y pastores de los nuevos diáconos por su apoyo, y a todos los que han orado por los hombres durante su formación y fueron responsables por ello a lo largo de los años. .

“Ellos estarán retribuyéndolos a ustedes, sus parroquianos, para servirlos y … a través de su predicación de la Palabra, a través de su ministerio y a través de los sacramentos, acercarlos a Dios Todopoderoso y acompañarlos en el camino de su salvación”, dijo el Obispo Jugis.

Y a los doce les dio una bendición: “Que Dios que os ha llamado al servicio de los demás en su Iglesia os dé gran celo por todos, especialmente por los afligidos y los pobres. Quien os ha confiado la predicación del Evangelio de Cristo os ayude a vivir según su Palabra para ser sus testigos sinceros y fervientes”.

“Que el que os ha designado administradores de sus misterios os haga imitadores de su hijo Jesucristo y ministros de unidad y paz en el mundo”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.