En el colegio Sagrados Corazones de la Alameda, cerca de 200 diáconos permanentes, se reunieron con Monseñor Galo Fernández, Obispo auxiliar de Santiago, para reflexionar sobre la contingencia que vive la Iglesia católica en Chile.

 

Respecto del encuentro Monseñor Galo Fernández, también Vicario para el Clero, detalló: "Los diáconos merecen tener una información directa y también la oportunidad de expresar sus puntos de vistas, sus palabras sobre la iglesia. Es un espacio donde todos pueden expresar cómo se sienten respecto de estas circunstancias en su propio ministerio como diáconos y qué cosas proponen como un camino para recuperar las confianzas en la iglesia".

El Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, también aprovechó la ocasión para saludar a los diáconos permanentes y sus esposas y manifestó que "es importante que cada uno de nosotros y también como cuerpo diaconal, podamos tener una reflexión atenta frente a lo que el Santo Padre nos plantea. La Iglesia de Santiago siente dolor y vergüenza por los hechos que han acontecido. El fenómeno en el que nos encontramos tiene raíces de muchos años y como dijimos los obispos, tal vez no hemos logrado contener y encausar en todos los efectos positivos que debieran tener los remedios".

En tanto, José Manuel Borgoño, diácono permanente y Delegado Episcopal para la Pastoral Familia, la reunión tuvo mucho del Espíritu Santo: "Siempre es importante tener este tipo de instancias de un tema que nos influye a todos. Es el momento de reflexionar sobre una situación donde estamos todos tocados y este encuentro es súper provechoso y es una linda oportunidad para todos".

César Gómez, diácono permanente y Canciller del Tribunal Eclesiástico, añadió: "La crisis que estamos viviendo y que no podemos ignorarla, nos llama a tener una iglesia sana, pero no será algo de la noche a la mañana. Es evidente que se ha visto mermada en sus servidores, donde los diáconos vamos a tener que tomar una mayor responsabilidad y la iglesia tendrá que mirar también cómo motivar más en otros lugares como por ejemplo, los seminarios".

En el encuentro, cada uno de los diáconos permanentes junto a sus esposas, respondieron preguntas como la trascendencia de la carta del Papa Francisco a los obispos chilenos, a qué se sienten llamados ellos a través de su servicio y cuáles serían sus aportes frente al tema de la confianza.

Fuente: Comunicaciones Santiago

http://www.iglesiadesantiago.cl/