La Vicaría para el Clero del Arzobispado de Santiago de Chile lamentó el violento asalto que sufrió la familia de un diácono permanente el 21 de mayo, que ocasionó la muerte de la esposa y dejó al diácono y su hijo en grave estado de salud.

Durante la mañana, un desconocido ingresó a la casa ubicada en la comuna de La Reina. En su interior, intimidó al matrimonio que se encontraba durmiendo.

Bernardo Quiroga (67), diácono permanente de la parroquia San Carlos Borromeo, y su esposa Carmen Gómez (63), se dirigieron a la habitación de Francisco, el hijo de 30 años, para protegerlo, ya que se encontraba con problemas de salud. El delincuente los atacó con un arma corto punzante.

Producto del brutal ataque la mujer falleció en el lugar y el hijo fue trasladado a un servicio de urgencia, al igual que el diácono, debido a las graves heridas que sufrieron.

El delincuente huyó en el vehículo de la familia, pero la policía logró capturarlo. Ahora se encuentra en proceso de investigación.

El Obispo Auxiliar de Santiago y Vicario para el Clero, Mons. Galo Fernández, comunicó el “profundo dolor” que provoca la noticia e invitó a la comunidad diaconal a unirse en oración.

El Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati, visitó durante la tarde a Bernardo Quiroga para conocer su estado de salud y alentarlo en su recuperación.

Luego de la visita manifestó que hay que “vencer este espiral de violencia, tenemos que buscar con todos los medios salidas que sean humanizantes, la gente no puede vivir en el terror de ser asaltado o de vivir situaciones de dolor como ésta”."

 

Desde Servir en la periferias deseamos hacer llegar al diácono Bernardo nuestro mas sincero pésame, asegurándole las oraciones ante el Señor por el eterno descanso de su esposa Carmen.

Tomado de: Aciprensa