Monseñor Cerro, Coria-Cáceres, España (responsable del diaconado permanente en la CEE): «He­mos de se­guir fo­men­tan­do la vo­ca­ción al Dia­co­na­do per­ma­nen­te»

Diá­co­nos Per­ma­nen­tes , una reali­dad viva en nues­tra dió­ce­sis

“To­dos los dio­ce­sa­nos he­mos de se­guir fo­men­tan­do la vo­ca­ción al Dia­co­na­do per­ma­nen­te y los or­ga­nis­mos dio­ce­sa­nos com­pe­ten­tes de­be­rán ofre­cer­les un acom­pa­ña­mien­to cer­cano y una for­ma­ción que les ayu­de a desa­rro­llar su mi­sión con ma­yor au­to­no­mía y una ma­yor ca­pa­ci­ta­ción” (XIV Sínodo Dio­ce­sano 196)

Fue Don Ci­ria­co el que ins­tau­ró en nues­tra Dió­ce­sis de Co­ria-Cá­ce­res el Dia­co­na­do per­ma­nen­te. Si­gue sien­do la úni­ca Dió­ce­sis que ca­mi­na en Ex­tre­ma­du­ra don­de exis­te el Dia­co­na­do per­ma­nen­te.

Ac­tual­men­te son diez los Diá­co­nos per­ma­nen­tes in­car­di­na­dos en nues­tra Dió­ce­sis.

¿Qué se exi­ge para ser or­de­na­do Diá­cono per­ma­nen­te?

Es una vo­ca­ción que exi­ge la lla­ma­da de Dios y la res­pues­ta del hom­bre. Ser lla­ma­do sig­ni­fi­ca ser ama­do. Se exi­ge por tan­to un au­tén­ti­co dis­cer­ni­mien­to si ver­da­de­ra­men­te me sien­to lla­ma­do a la Dia­co­nía, que por la or­de­na­ción dia­co­nal co­mien­zo a ser de la je­rar­quía y vivo el ser­vi­cio que la Igle­sia me en­co­mien­da.

En su mo­men­to ten­go que es­cri­bir una car­ta di­ri­gi­da al Obis­po a tra­vés de la co­mi­sión del dia­co­na­do per­ma­nen­te dio­ce­sano, don­de está pre­sen­te el Vi­ca­rio Ge­ne­ral, el Vi­ca­rio del Cle­ro, el Rec­tor del se­mi­na­rio, ar­ci­pres­te y un diá­cono per­ma­nen­te. Ellos son los que le in­for­man al obis­po si hay su­fi­cien­te ga­ran­tía de que exis­te vo­ca­ción y que se le tie­ne que in­di­car que debe ha­cer un iti­ne­ra­rio de es­pi­ri­tua­li­dad, de for­ma­ción (al me­nos tres años) de es­tu­dios teo­ló­gi­cos pa­ras ha­cer una di­plo­ma­tu­ra. Se­ría bueno que se com­ple­ta­se y ter­mi­na­sen los es­tu­dios teo­ló­gi­cos.

Tam­bién se re­quie­re, si está ca­sa­do, que ten­ga por es­cri­to el apo­yo de su mu­jer y su fa­mi­lia, si no se die­se este apo­yo se­ría me­jor que no con­ti­nua­se como can­di­da­to al dia­co­na­do.

En este tiem­po la di­rec­ción es­pi­ri­tual y la ayu­da de la fra­ter­ni­dad dia­co­nal es cla­ve para cre­cer en esta pro­gra­ma­ción. La fra­ter­ni­dad dia­co­nal ofre­ce con el obis­po es­pa­cios de ora­ción para cre­cer jun­tos.

La in­ser­ción en una pa­rro­quia, en una co­mu­ni­dad cris­tia­na es cla­ve para la for­ma­ción del diá­cono. El diá­cono vive al ser­vi­cio del Se­ñor, en la Dió­ce­sis, en la pa­rro­quia, en la co­mu­ni­dad.

Du­ran­te este tiem­po de pre­pa­ra­ción, que nun­ca debe ha­cer­se con pri­sas, se debe pre­pa­rar el co­ra­zón para iden­ti­fi­car­se con Cris­to diá­cono. Sier­vo por amor.

Para los diá­co­nos per­ma­nen­tes ca­sa­dos se les exi­gen cin­co años de ca­sa­dos. No se de­ben ad­mi­tir cuan­do han pa­sa­do de los se­sen­ta años. Se re­quie­re un dis­cer­ni­mien­to y no ser una es­pe­cie de pre­mio por los ser­vi­cios pres­ta­dos a la Igle­sia. Se­ría un error. Es una vo­ca­ción y es cla­ve el dis­cer­ni­mien­to si la lla­ma­da se dio y si el hom­bre pue­de aco­ger y rea­li­zar esta lla­ma­da des­de su po­bre­za y con­tan­do con la gra­cia de Dios, ca­mi­nar uni­dos a los pá­rro­cos, a la Dió­ce­sis o a la co­mi­sión dia­co­nal per­ma­nen­te y al pue­blo de Dios, que tam­bién se con­sul­ta si ver­da­de­ra­men­te exis­ten sig­nos cla­ros de po­der rea­li­zar tal mi­sión de sier­vo.

+Fran­cis­co Ce­rro Cha­ves

Obis­po de Co­ria-Cá­ce­res

Fuente: https://www.agenciasic.es

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos. Si das tu consentimiento entendemos que estas de acuerdo con nuestra política de protección de datos.