San Ciriaco, mártir.

#_LOCATIONMAP

Fecha/Hora
Date(s) - 16/03/2017
Todo el día

Categorías No Categorías


CiriacoNacido en el siglo III de una familia noble patricia romana, abrazó la religión cristiana y le dió su riqueza a los pobres. Fue ordenado diácono en Roma bajo el Papa Marcelino (296-304).El emperador en ese momento era de Diocleciano, con la asistencia de Maximiano, que pasó a ser su favorito.

En honor de Diocleciano, Maximiano decidió construir un palacio magnífico, con magníficos baños, construido por esclavos cristianos.Entre los ellos  había  hombres de edad avanzada, así como sacerdotes de alto rango y los clérigos.Una noble romana, con ganas de aliviar los sufrimientos de estos trabajadores pobres, envió a cuatro cristianos con limosnas: uno de estos hombres más tarde se convirtió en San Ciríaco, San Sisinius, Largus Lucía y San Smaragdus.Realizaban sus obras de caridad  aún con  riesgo de  vida,trabajaron con fuerza junto a los más débiles.San Ciríaco era bien conocido por Diocleciano,el emperador.

De repente, la hija de Diocleciano, Artemia, fue poseída por un demonio furioso, y le dijeron que sólo Ciríaco podría ayudarlo.Diocleciano lo mandó llamar, y él la curó. Ambos Artemia y su madre hoy Santa Serena, se convirtieron al cristianismo.Poco tiempo después, la hija del rey de Persia también fue poseída y Diocleciano, pidió a su esposa que persuadiera al diácono para ir a Persia para este fin. Lo hizo con sus otros dos compañeros cristianos, y otra vez el Santo expulsó al demonio, con lo que logró la conversión del rey, su familia y cuatro centenares de personas, a quienes bautizó.

Los tres confesores regresaron  a Roma,sin haber aceptado ninguna compensación por sus servicios, diciendo que habían recibido los dones de Dios gratuitamente y deseaban compartirlos. El bárbaro Maximiano, al enterarse de su regreso en el año 303, los capturó, encarceló y torturó, y finalmente decapitó al Santo junto a veinte cristianos valientes.Sus cuerpos fueron enterrados por primera vez cerca del lugar de su ejecución en la Vía Salaria, Roma.

Su fiesta, a 8 de agosto, s. IV. San Ciriaco: Célebre diácono, gran apoyo de los cristianos condenados a trabajos forzados, encabeza, con Largo y Esmeraldo, el grupo cristiano de veinte hombres y mujeres, martirizados por orden del emperador Maximiano Hercúleo, en la Vía Salaria junto a los huertos salustianos.

San Marcelo, Papa desde el año 307 al 308, solemnizará su sepultura, un 8 de agosto, siempre recordado. La obra de Ciriaco no era más que un reflejo de la preocupación constante de la Iglesia de Roma.

Como se lo agradece el obispo Dionisio de Corinto, a fines del siglo II: «Tenéis la costumbre y tradición, ininterrumpida desde el principio mismo del Cristianismo, de que ayudáis con toda clase de socorros a los hermanos; y proveéis de toda clase de recursos a innumerables iglesias, esparcidas por cada una de las ciudades, cuando están en necesidad. Y de este modo aliviáis la indigencia de muchísimos; y a los hermanos condenados en las minas les suministráis lo necesario.

Y esta costumbre, vuestra bienaventurado obispo Sotero no sólo la guarda, sino que la ha ampliado; suministrando abundantemente recursos a los santos, y aun socorriendo a los que llegan a ésa desde lejos; sin que, como padre cariñoso, a la vez los deje de consolar con santas exhortaciones”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos. Si das tu consentimiento entendemos que estas de acuerdo con nuestra política de protección de datos.