Discurso del Papa a los participantes en la reunión promovida por Cáritas Internationalis

DISCURSO DEL SANTO PADRE FRANCISCO
A LOS PARTICIPANTES EN LA REUNIÓN PROMOVIDA POR CARITAS INTERNATIONALIS
Sala Clementina
Lunes 27 de mayo de 2019

Cardenales
Venerados hermanos en el episcopado y en el sacerdocio.
queridos hermanos y hermanas,

Me complace tener la oportunidad de encontrarme con ustedes en su XXI Asamblea General. Doy las gracias al cardenal Tagle por las palabras que me dirigió y les saludo cordialmente a todos ustedes, a la gran familia de Caritas y a todos aquellos en sus respectivos países que prestan servicios de caridad.

En estos días, procedentes de todo el mundo, han vivido un momento significativo en la vida de la Confederación, cuyo objetivo no es solo cumplir con los deberes legales, sino también fortalecer los lazos de comunión recíproca al unirse al Sucesor de Pedro, debido al enlace especial entre su organización y la Sede apostólica. De hecho, San Juan Pablo II quiso conferirle a Caritas International la personalidad jurídica pública canónica, invitándole a compartir la misión de la Iglesia al servicio de la caridad.

Hoy me gustaría hacer una pausa para reflexionar brevemente con usted sobre tres palabras clave: caridad, desarrollo integral y comunión.

Considerada la misión que Caritas está llamada a llevar a cabo en la Iglesia, es importante volver siempre a reflexionar juntos sobre el significado de la palabra caridad. La caridad no es una actuación estéril o una simple ofrenda para silenciar nuestra conciencia. Lo que nunca debemos olvidar es que la caridad tiene su origen y su esencia en Dios mismo (ver Jn 4: 8); La caridad es el abrazo de Dios nuestro Padre a todo hombre, especialmente a los últimos y a los que sufren, que ocupan un lugar preferencial en su corazón. Si consideramos la caridad como una prestación, la Iglesia se convertiría en una agencia humanitaria y el servicio de la caridad en su «departamento de logística». Pero la Iglesia no es nada de todo esto, es algo diferente y mucho más grande: es, en Cristo, la señal y el instrumento del amor de Dios por la humanidad y por toda la creación, nuestro hogar común.

La segunda palabra es desarrollo integral. En el servicio de la caridad está en juego la visión del hombre, que no puede reducirse a un solo aspecto, sino que involucra a todo el ser humano como hijo de Dios, creado a su imagen. Los pobres son, ante todo, personas, y sus rostros ocultan el de Cristo mismo. Son su carne, signos de su cuerpo crucificado, y tenemos el deber de llegar a ellos incluso en los suburbios más extremos y en los subterráneos de la historia con la delicadeza y la ternura de la Iglesia Madre. Debemos apuntar a la promoción de la persona en su totalidad y de todos los hombres para que puedan ser autores y protagonistas de su propio progreso (véase San Pablo VI, Encyclical Populorum progressio, 34). El servicio de la caridad debe, por lo tanto, elegir la lógica del desarrollo integral como un antídoto para la cultura del descarte y la indiferencia. Y hablando con ustedes, que son la Caritas, quiero reiterar que «la peor discriminación sufrida por los pobres es la falta de atención espiritual» (Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, 200). Lo sabes bien: la mayor parte de los pobres «posee una apertura especial a la fe; necesitan a Dios y no podemos dejar de ofrecerles su amistad, su bendición, su Palabra, la celebración de los Sacramentos y la propuesta de un viaje de crecimiento y maduración en la fe «(ibid.). Por lo tanto, como nos enseña el ejemplo de los Santos y Santas de la caridad, «la opción preferencial por los pobres debe traducirse principalmente en una atención religiosa privilegiada y prioritaria» (ibid.).

La tercera palabra es comunión, que es fundamental en la Iglesia, define su esencia. La comunión eclesial nace del encuentro con el Hijo de Dios, Jesucristo, quien, mediante el anuncio de la Iglesia, alcanza a los hombres y crea comunión consigo mismo y con el Padre y el Espíritu Santo (cfr 1 Jn 1: 3). Es la comunión en Cristo y en la Iglesia la que anima, acompaña y apoya el servicio de la caridad tanto en las propias comunidades como en situaciones de emergencia en todo el mundo. De esta manera, la diaconía de la caridad se convierte en un instrumento visible de comunión en la Iglesia (cfr Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 4). Por este motivo, como confederación, sois acompañados por el Departamento del Servicio de Desarrollo Humano Integral, a quien agradezco el trabajo que normalmente realiza y, en particular, el apoyo a la misión eclesial de Caritas Internationalis. Dije que estáis acompañados: no estáis «debajo».

Retomando estos tres aspectos fundamentales de vivir en la Caritas, es decir la caridad, desarrollo integral y comunión, quisiera instarlos a vivirlos con un estilo de pobreza, de gratuidad y de humildad.

No se puede vivir la caridad sin tener relaciones interpersonales con los pobres: vivir con los pobres y para los pobres. Los pobres no son números sino personas. Porque viviendo con los pobres aprendemos a practicar la caridad con el espíritu de pobreza, aprendemos que la caridad es compartir. En realidad, no solo la caridad que no llega al bolsillo es una falsa caridad, sino que la caridad que no involucra al corazón, el alma y todo nuestro ser es una idea de caridad que aún no se ha realizado.

Siempre debemos tener cuidado de no caer en la tentación de vivir una caridad hipócrita o engañosa, una caridad identificada con la limosna, con la beneficencia, o como una «píldora calmante» para nuestra conciencia inquieta. Es por esto que debemos evitar asimilar el trabajo de la caridad con la eficacia filantrópica o con la eficiencia de la planificación o con la organización exagerada y efervescente.

Dado que la caridad es la más codiciada de las virtudes a las que el hombre puede aspirar para poder imitar a Dios, es escandaloso ver a los trabajadores de la caridad que lo transforman en negocio: hablan mucho sobre la caridad pero viven en el lujo o la disipación y organizan foros sobre la caridad en los que se desperdician inútilmente tanto dinero Es muy malo notar que algunos trabajadores de caridad se convierten en funcionarios y burócratas.

Por eso me gustaría reiterar que la caridad no es una idea o un sentimiento piadoso, sino un encuentro experiencial con Cristo; es el deseo de vivir con el corazón de Dios que no nos pide que tengamos un amor genérico, afecto, solidaridad, etc. para los pobres, sino que nos encontremos en ellos (ver Mt 25: 31-46), al estilo de la pobreza.

Queridos amigos, les agradezco, en nombre de toda la Iglesia, por lo que hacen con y por tantos hermanos y hermanas que están luchando, que se quedan al margen, que están oprimidos por la esclavitud de nuestros días, ¡y les animo a continuar! Que todos ustedes, en comunión con las comunidades eclesiales a las que pertenecen y de las cuales son una expresión, continúen brindando su contribución con alegría para que el Reino de Dios, el Reino de justicia, de amor y de paz puedan crecer en el mundo. Él siempre nutre e ilumina el Evangelio, y t guía en la enseñanza y el cuidado pastoral de la Iglesia nuestra Madre.

Que el Señor les bendiga y les guarde Nuestra Señora. Y por favor no olviden orar por mí. Gracias.

Traducción libre del original

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos. Si das tu consentimiento entendemos que estas de acuerdo con nuestra política de protección de datos.