Diácono Jorge Grijalva Salazar: El diaconado en Ecuador

El plan pastoral debe proporcionar tareas para los diáconos.

El primer diácono fue ordenado en Ecuador en 1979

Comienzos

Con espíritu, de alegría, de cambio, de una iglesia viva que miraba al mundo, se abrió el Concilio Vaticano II, el 11 de octubre de 1962, restaurándose el Diaconado Permanente como un rango propio del Ministerio de la Iglesia.

En Ecuador, el primer Diacono Permanente Ordenado fue el 4 de octubre 1979, a los 17 años del Concilio Vaticano II, con esta misma pausa, muchas vocaciones fueron cristalizándose. Hasta la presente fecha, contamos con 69 Diáconos dispuestos en diez Provincia de 24 que cuenta nuestro país. Ha sido riguroso el camino para lograr que nuestros Pastores, que han guiado la Iglesia de Ecuador, lleguen a la aceptación del Orden del Diaconado Permanente, de modo fluido, de manera que la Iglesia se nutra del favor de hombres llamados por el Señor a esta Obra de Servicio. Estas pausas y con la Bendición del Señor, dio su fruto, en el año 2.003 Monseñor Vicente Cisneros instaura la Escuela del Diaconado Permanente en la Ciudad de Cuenca; en el año 2015, Mons. Antonio Arregui, Obispo de Guayaquil aprobó la creación del Seminario de formación para candidatos al Diaconado Permanente. Está listo el Proyecto en nuestra Diócesis de Ambato. Bild vergrößernLa Conferencia Episcopal Ecuatoriana a través de la Comisión Episcopal de Ministerios y Vida Consagrada con Monseñor Eduardo Castillo coordina un retiro anual para todos los Diáconos Permanentes del Ecuador. En cada una de las jurisdicciones mantienen una comunicación interna de reflexión, coordinación y seguimiento al servicio.

Retos y Oportunidades

El Papa Francisco manifiesta que el Diácono Permanente “Es el custodio del servicio en la Iglesia”. Por ello debe surgir el llamado del Obispo, distribuyendo las tareas en base a su Plan Pastoral, para dar el impulso vital en la señal visible de la diaconía de Cristo Siervo; nuestro Obispo Monseñor Jorge Giovanny Pazmiño, por ejemplo, me llamó a integrarme al servicio de la Subdirección de la Pastoral Social Cáritas de la Diócesis de Ambato y también a ser parte del Consejo Gubernativo de Bienes. Estos son los llamados que esperamos; pero también, algunos Sacerdotes, consideran al Diácono como un Acolito y muchos de nuestros hermanos diáconos somos profesionales y nos hemos integrado a la comunidad con el ejemplo de vida, en familia; en esta situación, esperan con humildad, oración y paciencia que esto cambie ante un futuro incierto, solo estamos en manos del Señor. El diaconado hoy tiene más sentido que nunca, servir a los hermanos y hermanas en nombre de Cristo Siervo, en todas las situaciones difíciles y precarias que seguramente se avecinan, con esperanza, unidos en la oración.

Objetivo

El objetivo del diaconado conduce a ser luz, sal de esta tierra, fieles al servicio de la palabra y de los más vulnerables, los pobres; Y como dice el Papa Francisco: “ser un signo vivificante para toda la Iglesia”, y entregarnos bajo esa máxima de los hermanos mexicanos: “servir y servir sin presidir “, y solo los ojos de la fe pueden ver la utilidad del ministerio de los Diáconos Permanentes.

Diac. Econ. Jorge Grijalva Salazar

FUente: http://diaconia-cid.org/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos. Si das tu consentimiento entendemos que estas de acuerdo con nuestra política de protección de datos.