Recibimos de nuestro compañero, el diácono italiano Enzo Petrolino, la reflexión que acaba de publicar titulada: "El Diácono a la luz de la Evangelii Gaudium".

Enzo Petrolino es un diácono permanente casado de la Diócesis de Reggio Calabria-Bova, es a su vez  Presidente de la Comunità del Diaconato in Italia.

El pasado 27 de agosto publicamos la edición de su libro "El diaconado en el pensamiento del Papa Francisco: Una Iglesia pobre y para los pobres", posteriormente Enzo nos envió y publicamos también el prólogo que el Papa Francisco había escrito para el libro.

Agradecemos a Enzo Petrolino el envío de esta interesante reflexión, vinculada desde su aportación al diaconado permanente. Publicaremos su artículo en diferentes entregas, comenzando en esta entrega por la introducción y los tres primeros epígrafes.

 

"El Diácono a la luz de la Evangelii Gaudium"

 

Enzo Petrolino

Premisa

Le debemos al Papa Francisco y también a su exhortación Evangelii Gaudium sobre la proclamación del Evangelio en el mundo moderno (este es el título completo), el haber trabajado lo que se puede definir como un retorno al centro. De hecho, es propio de todos la renovación de la Iglesia y de cada uno el retorno espiritual a las fuentes, trabajar de esta manera para volver el Evangelio, la vida cotidiana nos distrae en este empeño. Es un texto amplio, como todos han señalado; casi la Carta Magna, o documento programático del Papa. Esto, efectivamente, podría considerarse, al menos por el hecho de que en ella se tocan  cuestiones fundamentales del pensamiento de J.M. Bergoglio / Francesco y tanto en el período de su episcopado en Buenos Aires - y antes - como en su magisterio actual. Se trata de puntos recurrentes que se tratan en muchas circunstancias, tanto en documentos oficiales como en intervenciones más extemporáneas y cotidianas, como las Homilías en Santa Marta. La exhortación inicialmente trata lo que en ella - en mi opinión- falta deliberadamente: aquellos que buscan principalmente la completitud de la argumentación teológica, la proporción de las partes o un equilibrio preciso de citas se sentirán decepcionados, pero preferirán invertir en una explosión saludable y beneficiosa, mediante la cual una serie de materiales evangélicos incandescentes empujarán a toda la Iglesia a renovar su conciencia misionera, iniciar un proceso de reforma, injertar en las vidas de los creyentes la alegría de la proclamación hacia un estado permanente de misión.

 

La teología diaconal de la simplicidad.

En la enseñanza del Papa argentino hay rasgos de una ruptura que parece verdaderamente sin precedentes. El primero de estos elementos es la elección del lenguaje. Prioritariamente e intencionadamente se trata de un lenguaje que sea entendido por la gente común, prefiere no las grandes disquisiciones teológicas y doctrinales, sino la simplicidad y lo esencial del mensaje del Evangelio, haciendo hincapié no en el esfuerzo por recuperar la inteligibilidad en el nivel de una racionalidad aceptable, sino en la invitación a vivir y a ser testigos de una experiencia coherente de fe.

Durante décadas nos hemos quejado de que los documentos eclesiales eran muchos, demasiados tal vez. Documentos que eran bien estructurado, por supuesto, desde un punto de vista teológico y editorial. Sin lugar a dudas hermosos e interesantes, pero, muy a menudo, difíciles de comprender. Documentos leídos por muy pocos. Y en ocasiones que se repetían, ya que también constaban de muchas citas de documentos anteriores. No podemos ocultarlo: la mayoría de los fieles en realidad no tuvieron acceso a estos documentos. No sentían atracción hacia ellos o no les interesaban, contenían un lenguaje esencialmente útil para algunos especialistas.

Algo, por lo tanto, ha cambiado irreversiblemente. En la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (= EG) se descubre cómo el don de la fe no es un tesoro precioso para ser guardado con celo, pero se expanda en un compromiso de hermandad, paz y esperanza. Las imágenes de la Iglesia como un "hospital de campaña" que cura las heridas del hombre como el símbolo de la encarnación son el signo de un cristianismo que quiere salvar al hombre en su dimensión ordinaria y funcional, opuesta a una cultura de consumo, de opresión y violencia

 

Un lenguaje diaconal.

Papa Francisco nos impulsa a llevar las Buena Noticia del Reino a las "periferias existenciales", lugares en los que - como él mismo ha dicho en varias ocasiones - "hay sufrimiento, hay sangre derramada,hay ceguera para quien  no quiera ver hay que prisioneros de tantos malos maestros", los lugares habitados "por todos aquellos que están marcados por la pobreza física e intelectual", por "aquellos que parecen más lejanos, más indiferentes", los lugares donde "Dios no está allí". Sin embargo, las periferias no deben ser "predefinidas" por nuestro prejuicio, como si fueran "islas perdidas" a las que traemos salvación: a menudo ignoradas por la dinámica del poder político y excluidas de los grandes intereses económicos, siguen siendo lugares privilegiados de encuentro y fraternidad, palpitando con expectativas y necesidades, pero también rico en sueños y recursos.

Por un lado, la periferia es una nueva frontera para el  anuncio y, por el otro, una verdadera escuela de escucha fructífera y disponibilidad generosa. En la angustia a menudo insensata y sin sentido de las grandes ciudades, los suburbios son sorprendentemente conscientes de sus límites y están dispuestos a aprender de otras experiencias que pueden enriquecerlo.

Las personas que viven allí generalmente deben lidiar con lo esencial, todos los días, y no pueden permitirse el lujo de lo superfluo o lo mundano. La periferia existencial permanece anclada a la realidad, a las alegrías y esperanzas, a las ansiedades y temores que atraviesan su vida cotidiana. Aquí, verdaderamente, es posible otra experiencia eclesial, caracterizada por un retorno esencial a la dimensión más espiritual: una espiritualidad verdadera y profunda, de hecho, no favorece los aspectos formales, sino que va a lo esencial, de inmediato. La periferia existencial de la que habla el Papa Francisco, entonces, no coincide completamente con las áreas geográficas que a menudo se desarrollan según patrones repetitivos e impersonales alrededor de los grandes centros urbanos: son más bien lugares de "sufrimiento" y "gestación", en los cuales la vida y la fe puede ser re-propuesta y redescubierta en el vínculo indisoluble que los caracteriza, a través de una acción pastoral íntimamente ligada a la experiencia vivida.

En este punto, podemos preguntarnos si no es posible identificar en el texto algunas líneas fundamentales para el ministerio diaconal en la Iglesia de hoy. Antes, parece útil hacer una presentación previa de los cinco capítulos que lo componen, de forma sintética.

El camino de Evangelii gaudium

El primer capítulo (Nos. 20-49) describe el rostro de una Iglesia misionera y extrovertida. La Iglesia saliente, como leemos en EG 46, "no significa correr hacia el mundo sin dirección y sin significado". La salida de la Iglesia, por otro lado, tiene una dirección muy precisa; una dirección que imita el camino del Padre hacia el hijo pródigo. Muy hermosa es la progresión de los verbos, con la que Francisco marca las etapas de la Iglesia saliente: "una comunidad de discípulos misioneros que toman la iniciativa, que están involucrados, que los acompañan, que fructifican y celebran". También son interesantes los rasgos de una "pastoral en conversión", mencionada por EG 25 en adelante, y que implica el ejercicio del ministerio petrino (ver EG 32: "conversión del papado").

El segundo capítulo (números 52-109) es una reflexión muy articulada e incisiva sobre la crisis de la participación de la comunidad, con una revisión efectiva de las patologías sociales y los desafíos culturales; con énfasis en la importancia de la inculturación de la fe; con la identificación de las tentaciones de los agentes pastorales: la pereza, el pesimismo y la mundanidad espiritual.

El tercer capítulo (n. ° 111-175) retoma muchos temas del segundo capítulo de Lumen Gentium y de Redemptoris Missio de Juan Pablo II. Se trata de la proclamación del Evangelio, la tarea de toda la Iglesia y de todos en la Iglesia. Una sección especial y bella, también porque quizás llegó inesperadamente, es la dedicada a la Homilía, "una piedra de toque para evaluar la proximidad y la capacidad de un pastor para reunirse con su gente" (EG 135). Diré algo más sobre eso. Después de las páginas dedicadas a la predicación, los otros dedicados a la catequesis kerygmatic y mistagógica se destacan (EG 163-168).

El cuarto capítulo (números 177-258) está dedicado a la dimensión social de la evangelización y el ecumenismo tanto en sentido estricto (244-246) como en sentido amplio (247-254). No es un apéndice en absoluto, porque "en el corazón mismo del Evangelio hay vida comunitaria y compromiso con los demás. El contenido del primer anuncio tiene una repercusión moral inmediata, cuyo centro es la caridad "(n. ° 177). La inclusión social de los pobres y el cuidado de la fragilidad, el bien común y la paz social, el diálogo social como contribución a la paz son los arcos de este amplio capítulo.

El capítulo 5 (números 262-288) concluye el documento completo: los evangelizadores con el Espíritu son aquellos que se abren sin temor a la acción del Espíritu Santo (n. ° 259). El Papa explica lo que debe entenderse por el "espíritu de la nueva evangelización". El capítulo es como un postulado, que resume lo que se dijo anteriormente y se abre a la esperanza:  Todos los días en el mundo renace la belleza, que resucita transformada a través de los dramas de la historia. Los valores siempre tienden a reaparecer en nuevas formas, y de hecho el ser humano renace muchas veces de situaciones que parecían irreversibles. Este es el poder de la resurrección y cada evangelizador es un instrumento de tal dinamismo "(n. ° 276).

La oración final a María es una afirmación del estilo mariano de evangelización.