Ahora es nuestro tiempo, ahora es nuestro momento: ejercitar el diaconado en una crisis V: Teresa Tomeo esposa del diácono Dominick Pastore

Ayudar a otros a ver las obras de Dios

Teresa Tomeo es una presentadora de un programa católico de entrevistas, autora de numerosos libros y conferencista internacional. Tiene más de 30 años de experiencia en televisión, radio y periódicos, 20 de los cuales fueron reporteros / presentadora desde Detroit. Se la puede escuchar en la Radio Ave María, así como en la Red de Televisión Eternal Word.

«Es para que las obras de Dios se hagan visibles a través de él» (Jn 9, 3).
Como parejas de diáconos, los feligreses nos buscan oraciones, consejos, respuestas y dirección durante una de, sin duda, las temporadas de Cuaresma más inusuales que jamás hayamos experimentado. Además de una lista cada vez mayor de diócesis que cancelan misas públicas, se posponen las bodas y los funerales, las escuelas católicas han sido clausuradas y algunas diócesis ya han tomado la decisión de cancelar misas y servicios públicos durante la Semana Santa. Además de que nuestras experiencias espirituales cambian dramáticamente, los restaurantes y centros comerciales tienen sus puertas cerradas, junto con teatros, clubes nocturnos y gimnasios. Francamente, la vida, tal como la conocemos, ha desaparecido.

Y aunque ninguno de nosotros sabe cómo será nuestra vida diaria una vez que esta crisis de salud con el nuevo coronavirus haya terminado, muchos de nosotros, como líderes en nuestras parroquias, recibimos regularmente las preguntas y escuchamos las preocupaciones de los católicos que quieren saber ¿En qué parte del mundo está Dios en todo esto?

Algunos de la Comunidad pueden acusarnos de sonar cliché o algo insensibles al recordarles que Dios siempre está con nosotros, aunque es cierto. Quieren saber cómo se desarrolla exactamente eso: cómo se ve la presencia de Dios todos los días, ya que todos se enfrentan a una larga lista de circunstancias repentinas y muy desafiantes. Pero la buena noticia es que las Buenas Nuevas, como en Jesús, realmente se están revelando muy específicamente y en más de un sentido. Simplemente debemos mantener nuestros ojos, oídos y corazones abiertos a estos momentos de Dios y luego dar la vuelta con alegría y compartirlos.

Podemos comenzar señalándolos a las Escrituras. Siempre es importante recordar a los católicos que, independientemente de si podemos ir físicamente a misa, podemos estar en unión con Dios y la Iglesia universal simplemente siguiendo las lecturas de la misa. En particular, la lectura del Evangelio para el domingo 22 de marzo no podría ser más puntual. Sabemos que no hay coincidencias, y este Evangelio fue un claro recordatorio de que Dios está allí con nosotros en las trincheras de coronavirus. En el Capítulo 9 del Evangelio de Juan, leemos acerca de Jesús sanando al hombre que nació ciego. Al ver al hombre ciego, los discípulos le preguntaron a Jesús quién pecó, el hombre o sus padres. Y dada la actitud de esa época, sin duda estaban sorprendidos por la respuesta del Señor.

“Ni este hombre ni sus padres pecaron; es para que las obras de Dios se hagan visibles a través de él ”(Jn 9: 3).

Entonces, ¿de qué otra manera se muestran las obras de Dios en este momento? Bueno, mi santa favorita, Santa Teresa de Ávila, nos recuerda que somos las manos y los pies de Dios.

“Cristo no tiene cuerpo sino el tuyo.
Sin manos, sin pies en la tierra que no sean los tuyos.
Los tuyos son los ojos a través de los cuales Cristo mira al mundo.
Los tuyos son los pies con los que Cristo camina para hacer el bien.
Las suyas son las manos con las que Cristo bendice al mundo.
Dios no tiene manos, pies o voz, excepto la nuestra, y a través de ellos trabaja «.

Y en todo el país y en todo el mundo, estamos presenciando un montón de manos y pies que se mantienen ocupados ayudando a otros, o simplemente haciendo lo que pueden para traer un poco de luz solar muy necesaria a nuestro mundo durante este tiempo muy oscuro.

Para empezar, tuve una experiencia personal que marcó la diferencia durante una semana muy difícil. Mi madre de 93 años, quien falleció el 19 de marzo, estuvo en cuidados paliativos durante varios días en su centro de asistencia. Para cuando llegó el día de San Patricio, le habían dado menos de 72 horas para vivir. Allí estaba yo, sentada en su departamento, preparándome para despedirme. Toda la instalación estaba cerrada, y las visitas se restringieron severamente a solo casos de emergencia.

Un lugar que normalmente está lleno de actividad, como juegos de bingo diarios, grupos de oración, clases de ejercicio y un concurrido comedor, se había convertido en un pueblo fantasma virtual. El personal hizo todo lo posible para mantener las instalaciones atractivas con decoraciones festivas y música en todos los edificios, pero los cambios drásticos estaban en todas partes.

Entonces, de repente, escuché un golpe en la puerta. Era un voluntario que me decía que fuera a la ventana porque tenían una sorpresa. Una mujer del vecindario estaba preocupada porque los residentes se sintieran aislados, solos e incapaces de participar en las fiestas. Entonces, vistió a sus dos perros muy grandes con un atuendo verde brillante y caminó de una ventana a otra mostrando los cachorros de St. Patty. Teniendo en cuenta que hay docenas de residentes en el complejo, debe haberle tomado varias horas hacer las rondas. Otra de las obras de Dios en exhibición. Compartí esto en mi programa de radio, así como con familiares y amigos.

En el metro de Detroit, un sacerdote local en St. Thomas Chaldean llenó el estacionamiento de la iglesia por la noche al ofrecer un «paseo por» la adoración eucarística. La custodia se colocó en la ventana delantera de la iglesia. El sacerdote también caminó entre los autos con un letrero que decía: «enciende las luces si necesitas una confesión y vendré».

Dos de mis otras historias favoritas provienen de Italia, que ha sido absolutamente devastada por este virus. Y, sin embargo, los italianos están haciendo lo que pueden, en lo que todavía es una nación muy católica, para mostrarles a sus paisanos y al mundo que les importan.

A principios de este mes, el cantante de ópera italiano Maurizio Marchini le dio una serenata a la ciudad de Florencia desde su balcón. Y no solo un concierto improvisado, sino varios.

A pocas horas de distancia, en Milán, el epicentro del virus, un sacerdote quería que sus ovejas supieran cuánto las amaban y oraban, aunque, por el momento, no pueden entrar por las puertas de la parroquia. Les pidió que enviaran fotos. Luego imprimió esas fotos y las pegó en los bancos para poder ver sus caras encantadoras mientras celebraba la misa en privado.

Otro hermoso ejemplo de la obra de Dios que se revela fue de un niño de 7 años en Maryland. Cavanaugh Bell comenzó su propia campaña en línea para ayudar a los afectados por el virus. Además de los dólares recaudados, también donó $ 500 propios a la causa. Piensa en todas las cosas que un niño pequeño podría querer hacer con el dinero de su cumpleaños. Podría haber comprado fácilmente una bicicleta nueva, videojuegos, una computadora nueva o todo lo anterior. En cambio, se dirigió a la tienda e hizo la compra de alguien que no fuera él mismo, comprando todo tipo de artículos con el fin de armar unos 65 paquetes de atención para los necesitados. Los llevó a una comunidad de ancianos en su vecindario. Esa historia llegó a mi página de Facebook y a mis otros medios sociales casi de inmediato. También los he compartido con mi esposo y pastor, para que puedan hacer lo mismo dentro de nuestra congregación.

Entonces, mire a su alrededor y probablemente verá, como leemos en el Evangelio del domingo, las obras de Dios que se muestran. Probablemente ya haya una serie de actos de amabilidad en su propio patio trasero. Dado que estamos utilizando tecnología al ofrecer transmisión en vivo de la Misa, retiros en línea, seminarios web basados ​​en la fe y más para compensar el cierre de nuestras iglesias y la cancelación de conferencias públicas y otros eventos, ¿por qué no usar la misma tecnología para difundir un poco de alegría? edificantes historias de la vida real?
Y no olvidemos que estos ejemplos ciertamente son un excelente material homilético. Y al final del día, siempre hay buenas formas anticuadas de comunicar el amor de Cristo, como una llamada telefónica o una conversación cara a cara teniendo en cuenta el distanciamiento seguro, por supuesto.

Sin embargo, se trata de difundir las Buenas Nuevas, compartir cómo Dios está trabajando a través de su gente puede alentar a los que luchan, aquellos que, en este momento, están llenos de dudas y miedo, recordándoles que no están solos. Tal vez incluso podría inspirarlos a dejar a un lado sus propias dificultades e ir a hacer lo mismo.

«Dios no tiene manos, pies o voz, excepto la nuestra, y a través de estos, él trabaja».

Fuente: https://www.the-deacon.com

Traducción libre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos. Si das tu consentimiento entendemos que estas de acuerdo con nuestra política de protección de datos.