Conoce al diácono Juan Antonio Blanco González, de la archidiócesis de Oviedo, España

La vida laboral y el diaconado

Escribe Juan Antonio Blanco González, diácono permanente

Soy diácono permanente desde hace casi cuatro años. Soy tambien casado y padre de familia con dos hijos. No soy diácono por gusto o por afición, sino por respuesta a la llamada de Dios.

Dentro de una familia cristiana, católica y practicante, soy un trabajador de comercio con una jornada partida de siete horas diarias y se me hace difícil compenetrarla con mi labor ministerial. Pero, como todo esto de familia y orden sacerdotal es obra de Dios, lo combino en horas de descanso laboral sacrificando mi tiempo libre personal y familiar. Pero como dice el refrán: “el que algo quiere, algo le cuesta”.

No ayudo en mi parroquia ni en el arciprestazgo lo que sería necesario, pero el fin de semana y las horas libres semanales, estoy a disposición de mis compañeros presbíteros para ayudarles en lo que necesiten.

Todo esto sólo se puede hacer con la gracia de Dios y siguiendo la voluntad de Aquel a quien de verdad seguimos, que es Cristo como servidor, pues Dios en su Hijo no vino a que le sirvieran, sino que vino a servir y a dar la vida por sus hermanos.

Fuente: https://www.iglesiadeasturias.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos. Si das tu consentimiento entendemos que estas de acuerdo con nuestra política de protección de datos.