Año 2018: consolidación y retos del diaconado

Año 2018: consolidación y retos del diaconado  

 

Diác. Gonzalo Eguía

Coordinador de Servir en las periferias

Bilbao, España, 4 de enero de 2019

 

 

Comenzamos a caminar en este nuevo año 2019, buena ocasión para hacer un sencillo resumen de lo que ha supuesto el año que acabamos de cerrar en relación con el ministerio diaconal.

 Sin desear ser exhaustivos, quien leyera los últimos doce ejemplares de nuestro Informativo mensual, podría sacar las siguientes conclusiones: 

 El ministerio diaconal  se consolida en la Iglesia Universal, la celebración del cincuenta aniversario de las primeras ordenaciones tras el Concilio Vaticano II, así como de la restauración de este ministerio en la iglesia de los Estados Unidos,  nos habla de un largo camino recorrido, con un desarrollo considerable en el continente americano y europeo, y que comienza a hacerse presente en el resto. El Informativo nos ha acercado continuas noticias de diócesis que siguen instaurándolo, así como de un sinfín de ordenaciones.

 El diaconado como ministerio permanente sigue su progresivo y constante avance numérico. Frente al estancamiento del ministerio presbiteral, el diaconado ha conocido un 14,4% de aumento en el último quinquenio, hasta llegar a más de 46.300 diáconos en la actualidad. A nivel iberoamericano el aumento es persistente. Llama la atención la situación del diaconado en los Estados Unidos de América, tras varias décadas en las que este país tenía mas de la mitad de los diáconos del mundo, se ha reducido al 41% del total, principalmente debido al  desarrollo del ministerio dentro de la Iglesia Universal 

 Diversas personalidades de la Iglesia han manifestado su reconocimiento y valoración del ministerio diaconal a lo largo del año 2018, el Informativo se ha hecho eco de las más significativas, tanto en el ámbito mundial como en el iberoamericano. Destaca, por su importancia para la Iglesia Universal, la referencia del reciente Sínodo sobre los jóvenes en el que se invita a desarrollar la potencialidad del ministerio diaconal en la Iglesia.

 Se ha ido presentando las funciones que los obispos van asignando a sus diáconos. Junto a las clásicas y conocidas de la triada ministerial propia, los diáconos van asumiendo encomiendas y tareas mas variadas, que tienen que ver con las necesidades que las iglesias locales van reconociendo en tantas periferias existenciales. En este sentido el ministerio diaconal se va configurando como un ministerio dinámico y adaptativo en función de la Misión de la iglesia.  

 Precisamente de este carácter adaptativo del ministerio diaconal se ha ido desprendiendo uno de los retos que este ministerio tiene. La necesidad de que cada diócesis vaya descubriendo las diferentes diaconías que le son necesarias para lleva adelante su proyecto evangelizador; y la necesidad de inculturación, incardinación y encarnación de los diáconos en el cotidiano vivir de sus hermanas y hermanos.

 Otro reto que se ha puesto de manifiesto es la necesidad de aclaración teológica de cuestiones que, tras quince años del documento de la Comisión Teológica Internacional   “El diaconado: Evolución y perspectivas”, aún siguen pendientes. Hemos sido testigos de la cuestión mas mediática de ellas, la que se refiere al diaconado femenino de las primeras comunidades, pero urge reflexionar teológicamente y llevar a la práctica pastoralmente cuestiones como la sacramentalidad del diaconado, el sentido de la fórmula  «Non ad sacerdotium, sed ad ministerium», la referencia al servicio «in persona Christi servi», y la unidad del sacramento del orden.

 Las diferentes noticias, estudios, reflexiones…  que hemos ido conociendo, siguen presentando un ministerio que subraya su carácter servicial para responder pronto allí donde sea necesario un diácono, de esta forma se desea  poner de relieve la dimensión diaconal de toda la Iglesia. Un ministerio que no se presenta como mera suplencia del presbítero, y que aún estando íntimamente unido  al servicio de la caridad y la justicia, no se circunscribe únicamente a este campo.

 Sigue siendo necesario concretar como el ministerio diaconal puede fortalecer las grandes propuestas del Papa Francisco, principalmente las relacionadas con una iglesia en salida, «hospital de campaña», al servicio de las periferias, que combate las enfermedades del «clericalismo» y del poder antievangélico que lleva a abusar de los mas  débiles, y que desea presentar la Buena y Alegre Noticia del Reinado de Dios ante los grandes retos actuales como la paz mundial, el futuro del planeta, las migraciones, el diálogo ecuménico e interreligioso…

El año 2019 nos irá trayendo nuevas noticias e informaciones que haremos llegar con la ilusión de fortalecer este proyecto informativo y formativo diaconal que es «Servir en las periferias».

 En el horizonte de este nuevo año vislumbramos que diversos acontecimientos eclesiales formularan conclusiones que tendrán su efecto en la Iglesia y en el ministerio diaconal, pensamos en el Encuentro de los  presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo, los próximos 21 a 24 de febrero en el Vaticano, ante la situación de los abusos sexuales; la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica que se celebrará en el mes de octubre de 2019, y que tratará sobre el tema «Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral»; o las conclusiones a las que pueda llegar el Papa Francisco tras la lectura del informe de la Comisión de estudio sobre el diaconado femenino en la iglesia primitiva. 

 Desde Roma nos llega el Mensaje que el Papa ha dirigido con motivo de la 52 Jornada Mundial de la Paz.

En relación con el Sínodo para la Amazonía, del que hemos hablado anteriormente, hemos conocido como los trabajos preparativos de la Asamblea Presinodal de la Región Norte 1 de Brasil, ha solicitado una Iglesia que promueva «el diaconado permanente y las diaconisas».

Ha tenido lugar en la ciudad de Toledo –España- el XXXIII Encuentro Nacional del Diaconado Permanente de España,  varios artículos se hacen eco de este acontecimiento.

El diácono Eduard Ludwig (de la archidiócesis de Pamplona-Tudela, España) aporta dos reflexiones: la primera sobre el “munus regendi del diácono”, y la segunda sobre el libro  “World, Liturgy, Charity”. A su vez el diácono brasileño José Carlos Pascoal escribe sobre “Diaconía, Misión y Santificación. Se incorpora también al Informativo la sexta entrega del artículo del diácono italiano Enzo Petrolino sobre “El Diácono a la luz de la Evangelii Gaudium””.

En este campo de publicaciones, dos revistas dedican sus editoriales al tema del diaconado: Alfa y Omega titula “La Iglesia redescubre el diaconado”, y “Vida Nueva”   “Diaconado femenino; las mujeres de la Iglesia están esperando”.

Se aportan dos testimonios en el apartado “Conoce al diácono…”.

 Afrontamos este nuevo año con ilusión y esperanza cristianas, el “Niño que nos ha nacido, y el Hijo que se nos ha dado”  nos hermana a toda la Humanidad, nos acompaña y no nos abandona, a quienes os acercáis hasta este rincón diaconal os deseamos un solidario y feliz año nuevo.

 En nombre del Equipo de Redacción y Coordinación, un fraternal abrazo. 

 

 

 
 
 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y e contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos. Si das tu consentimiento entendemos que estas de acuerdo con nuestra política de protección de datos.