Homilía de la ordenación de diáconos permanentes
18 de mayo de 2018
Co-Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe - Anchorage


Hechos 6: 1-7; Efesios 4: 1-7, 11-13; Juan 15: 9-17

Amor - Caridad - Servicio


Deseo darles la bienvenida a todos ustedes a esta Misa de Ordenación de Diáconos. Es grandioso tener una representación tan amplia de esta Iglesia local, desde nuestros sacerdotes y diáconos, hasta nuestras religiosas y muchos de nuestros fieles laicos. De una manera muy especial, damos la bienvenida a todos los familiares y amigos de nuestros futuros diáconos. Y muy especialmente, doy la bienvenida a:

Gustavo y Cristine
Scott y Mary Kay
Mike y Carol
Gabriel y Carmen
Dan y Roxanna

El Gran día finalmente ha llegado, y nos alegra que hayáis perseverado hasta este punto, que es simplemente un nuevo comienzo.


Desde nuestra primera lectura hoy de los Hechos de los Apóstoles, recibimos los orígenes de la Orden del Diácono. En la iglesia primitiva, hubo dolores de crecimiento. Y a medida que creció el número de discípulos, se descuidaron algunas de las necesidades básicas de servicio a ciertos miembros de la Iglesia, especialmente a las viudas.
Los apóstoles primero oraron para discernir cómo satisfacer esta necesidad, de modo que no se descuidaran sus propias prioridades de oración y predicación.


Enraizados en este momento histórico de la Iglesia, descubrimos el ministerio principal del diácono, que es el servicio. El servicio del diácono está orientado a aquellos que están siendo descuidados; el pobre, la viuda, el huérfano. El servicio de los diáconos se cumple de varias maneras, desde su ministerio práctico de caridad hasta los necesitados, pero también en su servicio de oración, particularmente la Liturgia de las Horas, en su servicio en el altar y su servicio a la Palabra, así como también como a través del servicio práctico de la fidelidad y el amor cotidianos dentro de sus familias.

Los Hechos de los Apóstoles continúan diciendo:
Hermanos, seleccionen de entre ustedes siete (¡bien, tenemos cinco!) Hombres respetables, llenos del Espíritu y la sabiduría, ... a quienes designaremos para esta tarea, ... mientras que nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la palabra.


Entonces, vemos en este pasaje no solo el ministerio definitorio del diácono, sino también la vocación primaria del Obispo, que es la oración; orando y predicando la Palabra de Dios. Es a través de la imposición de manos que el ministerio del Obispo y el Sacramento de las Sagradas Órdenes se comparte con otros en el diaconato y el sacerdocio.
También aprendemos de los Hechos de los Apóstoles el importante papel del Espíritu Santo en la vida de la Iglesia, y así en cada vocación eclesial. ¡Deseo asegurarme de que cada uno de ustedes se dé cuenta de que su ordenación se produce pocos días antes de la celebración de Pentecostés! Conozca, crea y aprenda a confiar plenamente en la gracia de las Sagradas Órdenes que le han sido conferidas hoy, y sea siempre dócil y receptivo a los impulsos e inspiraciones del Espíritu Santo en su trabajo y ministerio de servicio.


San Pablo te instruye hoy en la segunda lectura de la Carta a los Efesios:


Viva de una manera digna de la llamada que ha recibido, con toda humildad y gentileza, con paciencia, soportándose unos a otros a través del amor, esforzándose por preservar la unidad del Espíritu a través del vínculo de la paz;
La gracia que recibes por medio de Cristo Jesús es equipar a los santos para la obra del ministerio, para edificar el Cuerpo de Cristo, hasta que alcancemos la unidad de la fe y el conocimiento del Hijo de Dios, para madurar la madurez, el medida de la estatura completa de Cristo.

Encuentro que esta instrucción para ustedes es especialmente adecuada a la luz de las recientes Sesiones de Escucha realizadas en la Arquidiócesis. Nuestra gente está hambrienta de una relación más cercana con Jesucristo; para una mayor capacidad, competencia y coraje para vivir su fe en Jesús. Como diáconos, ustedes están equipados de forma única por Cristo y su Iglesia para este trabajo y ministerio. Ayude a las personas a acercarse a Cristo, a conocer y vivir su fe con confianza. Los obsequios que ha recibido, ahora los comparte libremente en el servicio. Reclama los dones del pueblo de Dios y dales el poder de usar sus dones con la misma libertad y generosidad para edificar el Cuerpo de Cristo.


Del Evangelio de hoy sacamos nuestra instrucción final, y la más importante; Amor.


Como el Padre me ama, yo también te amo. Permanece en mi amor.


No fuiste tú quien me eligió, sino yo que te escogí y te nombré para ir y llevar fruto que permanezca, ... Esto te lo ordeno: ámense los unos a los otros.


Como dijo el Papa Francisco en su visita a Milán el año pasado, "El diaconado es una vocación específica, una vocación familiar que requiere servicio". (25 de marzo de 2017)


Gustavo, Gabriel, Michael, Scott, Dan, cada uno de ustedes está casado. Cada uno de ustedes ha aprendido las demandas del amor, del matrimonio, de la familia. Esta es quizás la mejor capacitación y preparación que ha recibido para servir bien a la Iglesia como diáconos. No se equivoquen, de muchas maneras, la familia de la Iglesia no es diferente de la familia humana. La misma perseverancia y disposición para perdonar, y aceptar a los demás por lo que son y aún así amarlos al mismo tiempo también se necesita en la Iglesia. Como su amor siempre está en el centro de su servicio a su esposa y familia, usted también debe estar dispuesto a servir a los miembros del Cuerpo de Cristo con el mismo amor.


El amor raramente es conveniente y siempre exigente; sin embargo, es el medio por el cual Cristo comparte con nosotros su alegría, ¡y donde nuestra alegría está completa!


Al permanecer en el amor de Cristo, aprendemos a amar. Habiendo aprendido a amar, ejercemos este amor en actos concretos de caridad y servicio.


Amor, caridad, servicio; esta es la vida del Diácono. Amor, caridad, servicio; este es el amor con el cual eres amado primero por Dios en Jesucristo. Este es el amor en el que existe la Iglesia y al cual nos aferramos, por el cual somos llamados, elegidos y enviados.


Hermanos míos, sabiendo que son amados y elegidos por Cristo para servir en la Iglesia como Diáconos, los invito a que avancen ahora con confianza en la Providencia que Dios les ha mostrado para recibir este Sacramento de la Caridad.

 

OLGCC_Deacons_Ordination_18May2018_0706 [1024x768 y]

OLGCC_Deacons_Ordination_18May2018_0671 [1024x768 y]

OLGCC_Deacons_Ordination_18May2018_0636 [1024x768 y]

OLGCC_Deacons_Ordination_18May2018_0573 [1024x768 y]

OLGCC_Deacons_Ordination_18May2018_0560 [1024x768 y]

OLGCC_Deacons_Ordination_18May2018_0560 [1024x768 y]

OLGCC_Deacons_Ordination_18May2018_0554 [1024x768 y]

[Group 0]-OLGCC_Deacons_Ordination_18May2018_0552_OLGCC_Deacons_Ordination_18May2018_0553-2 images_a [1024x768 y]