Roger Fernández Balaguer fue ordenado diácono permanente el 10 de diciembre en una celebración eucarística presidida por el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull. Fue en la parroquia de Costitx, y le acompañó multitud de sacerdotes, familiares y fieles, que llenaron el templo a rebosar.

"Personas sensibles al llanto de los demás", este es el deseo expresado por Mons. Taltavull en su homilía siguiendo las lecturas de la eucaristía. Un mensaje dirigido a todos los presentes, y especialmente a Mn. Roger, al que recordó su carisma al servicio de todos, y especialmente de los más pobres.

Después del Evangelio, el elegido se presentó ante el obispo. Tras la homilía llegaba el momento de las promesas del elegido, en las que manifestaba ante el pueblo su voluntad de aceptar este ministerio, prometiendo respeto y obediencia al Obispo. Con la imposición de las manos y la oración de ordenación culminó el rito de ordenación.

La figura del diácono permanente fue instaurada por el Concilio Vaticano II. En Mallorca los diáconos son hombres casados ​​que, bajo la dirección del obispo, hacen una tarea al servicio de la caridad, la Eucaristía y la Palabra. Realizan algunos ministerios como casarse, bautizar o hacer exequias. Han tenido una intensa formación teológica y pastoral, y sirven a diferentes comunidades cristianas. Actualmente 16 diáconos ejercen su ministerio en Mallorca, y un buen grupo se prepara para la ordenación.

Las vestiduras litúrgicas propias del diácono son la estola puesta al modo diaconal, es decir, cruzada en el cuerpo y sobre esta la dalmática, vestidura cerrada con amplias mangas, utilizada sobre todo en las grandes celebraciones y solemnidades.

Tomado de: http://www.bisbatdemallorca.com