Los Diáconos Permanentes de la Región NEA participaron del 25 al 27 de agosto del XII Encuentro Regional. Las jornadas tuvieron lugar en el Centro de Capacitación Integral Juan Pablo II y en esta ocasión, asistieron acompañados por sus esposas.

Entre los más de 120 participantes, 37 fueron matrimonios, que durante el encuentro estuvieron acompañados por el obispo de Goya, monseñor Adolfo Canecín, asesor regional de los Diáconos Permanentes.

“Tú y tu esposa como brote de Rocío” fue el lema que los convocó para el encuentro, del que participaron las arquidiócesis de Corrientes y Resistencia, y las diócesis de Posadas, Puerto Iguazú y Oberá (Misiones), Reconquista (Santa Fe), Goya y Santo Tomé (Corrientes) y la diócesis de Formosa, que este año ofició de anfitriona.

Al ser el primer encuentro del que participan las esposas de los diáconos, se confeccionó un programa especial del encuentro, que comenzó en la tarde del viernes 25 con un acto de bienvenida.

El sábado, luego de la oración del Laudes y el desayuno, se desarrolló el tema central de la mañana y el primer plenario. Por la tarde se desarrolló el segundo tema y su correspondiente plenario. Luego del rezo de las Vísperas se celebró la misa, en la que los diáconos renovaron su compromiso matrimonial y compartieron la cena. La jornada finalizó con el tradicional fogón.

El diácono Miguel Jara, de la arquidiócesis de Corrientes, manifestó que “esta experiencia de compartir el encuentro con las esposas era un sueño que teníamos desde hace bastante tiempo, y finalmente se pudo cumplir en Formosa, esto me alegra sobremanera”.

“Monseñor Canecín nos propuso reflexionar sobre temas muy interesantes que nos ayudan a replantearnos cómo estamos, primero con la familia, y luego en las distintas actividades propias de nuestra tarea pastoral que como diácono nos toca realizar”.

Rubén Faceto, diácono permanente de la diócesis de Goya, asistió acompañado de su esposa. Manifestó que “este tiempo nos ha servido para encontrarnos nosotros mismos, pero al mismo tiempo ver cómo estamos transitando nuestra tarea ministerial. Pedimos al Espíritu Santo que nos guíe para ser mejores esposos, padres y diáconos”. Destacó además “la organización de nuestros hermanos formoseños, pero por sobre todo su calidez, se preocuparon para que estemos bien y no nos falte nada, tanto yo como mi esposa valoramos y agradecemos esto. El lugar es muy lindo y confortable”.

Dora Zulema Lovatto, esposa de Rubén, relató: “Hace tiempo que planeábamos este viaje, así que arreglamos nuestras cosas y nos largamos. Me siento muy feliz por el encuentro, es realmente una gracia de Dios. Hicimos nuestro aporte, pero como siempre digo, es mucho más lo que se aprende de lo que uno puede dar”.

El domingo 27, luego del Laudes animado por los representantes de las diócesis de Posadas e Iguazú, se realizó una síntesis de los temas abordados y se emitieron las conclusiones. También hubo un momento dedicado a la organización del encuentro del año próximo.

El obispo de Formosa, monseñor José Vicente Conejero, presidió luego la misa de clausura del encuentro, en la que los diáconos realizaron la renovación del Ministerio del Diaconado y recibieron el Envío Misionero.+