El pasado sábado día 29 de abril era ordenado en la diócesis de Bilbao el octavo diácono diocesano, Natxo Etxebarría. La celebración tuvo lugar en la parroquia de San Severino de Balmaseda. Presidía la Eucaristía el obispo diocesano Monseñor D. Mario Iceta.

Natxo tiene de 67 años, está casado con Vicky, son padres de cuatro hijos, dos chicas y dos chicos, y dos nietas. Es miembro de una familiar numerosa, el quinto de trece hermanos -uno de ellos fallecido-, todos ellos encabezados por su madre le acompañaron en este día especial. Acompañaron también la practica totalidad de los diáconos de la diócesis, y otros venidos de las diócesis hermanas cercanas.

El nuevo diácono está jubilado, ha trabajado como  procurador de los tribunales. Además es un pintor excelente. Las felicitaciones navideñas de los dos últimos años con las que Servir en las periferias ha felicitado la Navidad han sido realizadas por el.

Pastoralmente ha desempeñado un sinfín de servicios  en su localidad de Balmaseda. Tiene una predilección especial por los ancianos y enfermos, que son como dice él un auténtico "lugar de Dios, de quienes tanto he aprendido".